Identificarse Registrar

Identificarse

Y ella. La abeja. Continúo su camino, brincando, huyendo del calor del piso, con sus pequeñas patitas ardiendo, sus alas quemadas y, continúo luchando por su vida. por sombra. Una pisada humana llega hasta ella como un edificio aplastador. Y nada. Todos siguen pasando y el sol sigue ardiendo. Solo es una mancha de dos centímetros, que nadie contara su historia.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Grupos

Están en línea

Hay 332 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver