Identificarse Registrar

Identificarse

Pobre Bolivita.

 Quizás algunos recuerden en esos tiempos de vagancia, cuando los muchachos nos reunimos en cualquier lugar como la plaza Bolívar  a jugar bolivita o volteado. El juego consistía en marcar una raya en la tierra, o sobre un piso lizo, lanzar la moneda de 5 bolívares que deslizaba con facilidad y el que llegase sobre la línea era la mano, o el primero en jugar, apilando varias monedas con la cara hacia arriba, y golpearlas con una piedra casi redonda, con técnica y pericia, el que consiguiese voltear la mayor  cantidad a sello ganaba más. Y si pelaba la pila, ¡rolo he chivo! Y así venia el otro y el otro, perdía el dinero y a llorar pà el valle. Con el tiempo el juego se tono peligroso porque venían otros malamañosos y con una frase de saboteo y de mala fe decía ¡MANOTEO! Y se robaba la pila y salía corriendo; en ocasiones terminaba en peleas y allí se chingaba la cosa, en las escuelas los de 5to grado y sexto grado, la práctica era más común y se jugaban el desayuno, claro con cinco bolívares comprabas, refresco, arepita dulce con queso y  otras cosas. Hubo momentos en que la policía, si veía los chamos jugando el volteado se los llevaba presos por que también  se consideraba un delito golpear la moneda además de estar en la plaza Bolívar, que de tanto darle con la piedra perdía la cara y su forma, la moneda se ponía oblicua con forma de tapara, y los bancos se quejaban y hasta se negaban a recibirlas en las cajas. Bueno eran los tiempos que todavía el bolívar tenía un valor extraordinario, significativo y de buena bonanza la inflación era bien baja, lejos de devaluaciones y hiperinflaciones, como las que se presentan para este año 2019, que ya va por el millón por ciento, bueno eso es harina de otro costal y por ahora, solo cuentos y remembranzas del pasado divertido.

 

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Grupos

Abierto
7 Usuarios

Están en línea

Hay 201 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver