Identificarse Registrar

Identificarse

Siempre pensé que los sueños sólo eran eso, sueños. Cada noche me acostaba a dormir sin pensar en nada especial, lo que se le ocurriera a mi cerebro estaba bien.

Un día tuve la idea recurrente de que me iba a morir esa noche durante el sueño.

Desde que cerré los ojos empezaron a desfilar escenas macabras en cementerios y castillos sombríos, bosques llenos de fantasmas y almas en pena, lo peor era que no lograba despertar y la pesadilla continuaba sin misericordia. Intenté gritar y los sonidos se ahogaban en mi garganta.

Sentí el corazón a mil que se quería estallar y empecé a rezar cuando unas figuras siniestras aparecieron de la nada y me amenazaban con sus garras y dientes afilados. 

Por fin, no sé qué pasó, pero logré abrir los ojos y sentí una terrible taquicardia con temblor convulsivo, tenía el cuerpo cubierto de sudor frío y temblaba sin parar.

Ahora, cuando alguien habla de la muerte, pienso que debe ser algo similar a lo que viví esa noche.

Aunque muchos opinan lo contrario...

 

Edgar Tarazona Angel

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 317 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver