Identificarse Registrar

Identificarse

Hay un momento en nuestra vida en el que hacemos un click.

En estos días me toco a mi.

  Como todo ser humano, mi cabeza siempre esta "a full ". Así esté muy ocupada haciendo una cosa u otra, un siempre esta pensando un millón de cosas a la vez. Esta vez, pensaba en el día a día de mi vida, de la vida en general. Soy una persona que toda mi vida y a mis 26 años, siempre carecí un poco de sentimientos. Uno así se proteje de muchas cosas, pero también.. daña a alguien y recién a esta altura, me paso a mi.

  LA LECCIÓN DE MI VIDA!! Por andar por la vida sin importarme de lo que le cause a la gente, bueno o malo, lastime sin querer a alguien que quiero mucho. Si.

¿Amor? ¿Desamor? No sé qué sería, el tema es que por no entendernos bien, yo me alejé, así, sin más.

  Un hombre muy educado, inteligente (muy inteligente), de esos que tienen su vida casi resuelta, detallista, con una mente brillante y muy abierta. Empezamos a conocernos, a vernos y compartir tiempo juntos. Me solía hacer sorpresas, ramos de flores de las más lindas y perfumadas, chocolates, desayunos sorpresas, y mucha atención, cosas a las que yo no estoy acostumbrada después de casi toda mi vida sola, sin estar en pareja. (Ya les comenté: de pocos sentimientos y acostumbrada a vivir la vida sola). No le di mucha importancia a estos detalles de atención, cosa que a cualquier mujer, emocionaría mucho. A mi, sinceramente no.

  Paso el tiempo y todo seguía igual. El muy enamorado, y yo sin importarme nada de lo que pasaba. Decidí no hablarle mas, asustada por esto que venía pasando y por otros motivos de pareja. Desaparecí de su vida, sin pensar en nada. Y así andaba por la vida saliéndome de la vida de las personas. Como si nunca,como si nada. Y esta vez, sin pensar en las consecuencias para mi y en el daño que le estaba haciendo a alguien que llegue a querer (cosa que era muy raro de mi).

  Mi poco sentimentalismo, egoísmo, locura, y todo lo que conlleva el tiempo de soledad, no me dejaron ver lo mal, lo destruida, triste y dañada que estaba siendo esa persona. Hasta que llegó ese día en que mi cabeza y corazón coincidieron y dieron ese "CLICK". Y caí en la realidad.

   Me sentí tan mal por lo que mi actitud estaba causando, que por fin, decidí dar el paso en algo que nunca había hecho, y fui. Lo busqué, intenté hablar con él. Fui en su búsqueda, esperando cualquier devolución, mala o buena. No podía haber lastimado tanto a alguien que lo dio todo por mi, que apostó por mi.  Lo único que quería era pedirle disculpas por lastimarlo tanto, esperando el rechazo mas grande de su parte, porque él también es una persona que nunca lo dio tanto por alguien. Y ahí estaba frente a él. Que después de decir todo lo que tenia para decirme, muy molesto.. vi como una lagrima le caía en la mejilla, y me dijo con suavidad:

  - "No entendí nada. Yo solo quería entender el por qué. Por qué me ignoraste así, por qué ese desprecio y rechazo. Yo no te hice nada. No tenes ni la mínima idea de lo mal que la pase, pensando en qué hice para merecer esto, después de todo lo que hice por vos." - me partió el alma escuchar eso y verlo, ahí enfrente mio, todo roto, todo lastimado.

  Le pedí la disculpa mas sentida de mi vida. Me sentí tan mal por haber causado eso. Y lo último que dijo fue..

  - "¿Podemos empezar de nuevo?" - (..y yo que me esperaba una patada voladora).

   Estamos juntos, y bien. Pero, ¿saben que? Fue una de las lecciones mas grandes de mi vida. Aprendí que por mas pocos sentimientos que uno tenga, hay que compartirlos y demostrárselos a las pocas personas que nos quieren. Aprendí que hay que permitirse querer y ser querido. Hay que permitir que quien quiere y se la juega para caminar al lado de uno, lo haga. Ahora me esta costando a mi hacerlo creer en mi de nuevo. Y eso también duele. Pero sigo pensando en el mal que le causó, lo que yo no creí que haría daño. Y sigo cada día disculpándome y lamentándome por lo ocurrido.

  Con esto, y con la pérdida de mi padre, reflexioné. Estuve a punto de perder denuevo, y de otra manera, a alguien que me quiso tanto, y que también quise, aunque no lo supe demostrar.

  Hoy estoy aprendiendo a querer más, a dar más de mi. A valorar hasta lo más mínimo que alguien haga por mi. Permitirme querer y ser querida. A agradecer por cada nuevo día que vivo, por la familia que me tocó, por la salud, y por las personas que se van sumando a mi camino aportándome algo bueno. Y también quiero poder dar de mi lo mejor. Sumar en la vida de estas personas.

    " No sabemos por cuanto tiempo estaremos en este mundo. No sabemos que va a pasar mañana, ni siquiera como terminaremos el día hoy, si tal vez sea nuestro último día. Hay que valorar mas estas cosas. Las personas que tenemos cerca, el trabajo, la salud, LA VIDA. Y tratar de darles lo mejor que tenemos.

  Vivamos. Que la vida se pasa y sólo la estamos viendo pasar."

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Están en línea

Hay 329 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver