Identificarse Registrar

Identificarse

Ni idea, en estos momentos se preguntaba si realmente la conocía. ¿Estaba hablando con la misma persona que hace siquiera un día le miraba con ojos de esperanza e ilusión? no solamente parecía otra persona sino... una completamente opuesta, y lo que era peor aun, también sus sentimientos.

No podía aclarar cómo o qué podía haber ocurrido en esas escasas... 10 horas de sueño que les separaban desde la última vez que se vieron. Todo indicaba que, sin duda alguna y quizá por arte de magia, todo lo sentido de repente se esfumó y otros sentimientos habían ocupado su lugar.

La luminosidad de la ilusión y la fuerza de la esperanza, dejaban hueco a un irracional miedo y a la siempre acechante desconfianza. ¿Acaso podría acabar de comprenderla? en esos momentos, veía la montaña más alta y más escarpada que nunca, y aunque nadie dijo que el camino fuere sencillo… en esos momentos, las fuerzas de que en aquel entonces disponía, no eran capaces de hacerle subir la pendiente solas.

Si resumir sus sentimientos tuviera, hubiese dicho que hasta ese momento, todo era posible, todo podía hacerse, más aun, cuando no se habían tropezado todavía con ninguna roca de las que seguro que en la futura marcha habrían de caerse, no obstante, como digo, eso le pasaba por su mente o corazón antes de ponerse frente a tal adversidad, ya no por el hecho de que hubiese surgido un problema, pues estaba ansioso de probar que eran capaces de superar cualquier obstáculo juntos... sino por haber escuchado palabras tan distantes de las que hasta ese momento ella le había sincerado... palabras nuevas, palabras sin luz y sobretodo, y para él, como ya hemos dicho, sin sentido .

¿Veía la luz al final del túnel? de haberla, era tan pequeña que confundirse con un espejismo hubiera sido la respuesta más sencilla... se lo había contagiado, ahora era él quien estaba siendo pesimista y se creía incapaz de poder subir la montaña... él quería hacerlo, pero no podía hacerlo solo.

Quizá el silencio, por un tiempo al menos, fuese la mejor solución al dilema. Dejar que aquellas palabras vacías cobrasen significado dentro de él, y que esas mismas palabras oscuras comenzasen a aclararse para ella, sin embargo, para entonces, seguramente fuese ya demasiado tarde.

Sus aspiraciones se resumían a un "lo siento, disfrutemos del momento", mutuo y a la vez.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Están en línea

Hay 170 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver