Identificarse Registrar

Identificarse

Una nueva historia, un nuevo final y claro, un nuevo comienzo.

Fue un poco inexplicable la manera en que te conocí, tal vez fue por error, podría yo pensar que fue mera coincidencia, quien sabe, incluso pudo haber sido el destino, la manera en que sucedieron las cosas, la desconozco, pero seré sincero, no me arrepiento.

Después de haber recorrido distintos caminos, un día sin esperarlo, me crucé en el tuyo, ese camino cuyo destino el cual yo no quería llegar, llegar a conocerte, llegar a enamorarme momentánea o perdidamente.

Fuiste de mi agrado desde la primera instancia, tan realista, tan misma, tan segura de ti misma pero a la vez llena de miedos, miedos de los cuales aún no sabía que eran los mismo por los que yo pasaba.

Y lo más interesante de todo ello, fue que a pesar de esos, decidiste arriesgarte, decidiste conocerme, decidiste estirarme la mano, incluso cuando yo la escondía, decidiste sacarme una sonrisa a pesar de que tu eras quien la necesitaba, decidiste darme tu cariño, ese él cual casi no quedaba.

Fue un placer haber compartido tantos momentos a cuando tu y yo estábamos unidos, siempre la más fría pero a la vez la más cariñosa, siempre tan segura y a la vez tan celosa, siempre tan bella, siempre al natural, siempre encantandome cada noche, siempre enamorándome cada mañana.

Pero fueron mis miedos y mi cobardía la que te hizo alejarte de mí, y no te culpo, nadie merecía eso, y mucho menos una bella dama como lo eres tú, no merecías mis insultos y mis rechazos, mi inseguridad y mis celos, sé que no tenías la culpa de había vivido antes, y que tenía que haber dejado el pasado atrás morir hace mucho.

Disculpa por haber acabado contigo la poca fe que quedaba en ti, a pesar de que no creías en los sueños, que las ilusiones eran absurdas para ti, deje morir esa tierna niña que aún vivía dentro de ti.

Hoy me gustaría cerrar los ojos y despertar junto a ti, cerca de tu piel, de tu mirada, de tu cálido amor, ese agridulce amor que tanto yo disfrutaba, ese que sólo en ti yo encontraba, ese el cual yo sólo pido ser mío otra vez.

Te extraño, extraño cada momento a tu lado, por mucho o poco que haya durado, extraño tu ser, extraño... extraño el mundo sin ti.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Están en línea

Hay 217 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver