Identificarse Registrar

Identificarse

 

En mi casa paterna, bastante grande, convivíamos nueve niños, cuatro adultos, un perro, un gato, varias gallinas y muchas palomas que llegaban al palomar que mi madre y nosotros armamos en un árbol. En algunas ocasiones llegaban otros animales porque mi papá los recogía en la calle y era fiesta para nosotros y pequeño disgusto con mi madre.

Las mascotas eran parte de la familia, pero no hasta el punto que ocupan ahora, que han desplazado a los niños y hasta duermen en la alcoba matrimonial. Nosotros amábamos nuestros animales domésticos, los cuidábamos y compartíamos muchas actividades, en especial con los perritos, y jamás los besábamos en el hocico o los sentábamos a comer en la misma mesa como veo que sucede ahora.

Tengo claro que las mascotas son animales, que deben ser tratadas con amor y cuidados, pero no los elevo a la categoría de personas y menos a que desplacen a un niño o un anciano. Los perros deben tener su perrera y los gatos su espacio para dormir, es mi modo de pensar porque soy alérgico a los pelos que sueltan esos animales y me producen rinitis. Hasta en mi familia tengo hermanos que duermen con su perito.

Una ventaja de las mascotas en el pasado es que comían de todo, en especial las sobras de la mesa, eran como recicladores de comida y todo lo que sobraba, después de las comidas de rigor en los hogares, iba al plato del perro, un plato común y corriente y nada le hacía daño. Los gatos se alimentaban con leche y punto, todavía se pueden ver historietas, caricaturas y dibujos animados con los felinos domésticos tomándose su bebida láctea y cazando ratones. Además, los perros roían los huesos grandes y masticaban sin problema los de pollos y gallinas.

Como todo ha cambiado en el mundo, los cuidados con las mascotas no podían ser la excepción y todo se lleva a los extremos. Comidas especiales, enlatados para perros y gatos, huesos artificiales, juguetes exclusivos para mascotas, ya no duermen en el suelo sobre una manta vieja, ahora tienen colchones especiales, y ni se diga de las casitas. Lo que más me causa curiosidad es ver los perros de los limosneros y habitantes de calle que comen de lo mismo que sacan sus amos de las canecas de basura, animales gordos, piel reluciente, mirada feliz, y para completar, duermen en el físico suelo compartiendo el calor humano.

Qué puedo decir de los gatos callejeros, comen y roban comida, si hay ratas a la mano pasan al estómago de los felinos y la misma suerte les corresponde a los pájaros descuidados. Gatos que en las noches rondan por los techos en rondas nocturnas y, muchas veces, escandalosas, en especial los días de apareamiento. No soy gato ni perro para poder afirmar cual de los dos estados causa mayor felicidad a estos queridos animales. Desde siempre en mi familia hemos tenido animales caseros, pero ahora mis herman@s, hijos y sobrinos siguen la moda y la comida que sobra en las mesas se desperdicia. En otro artículo les diré lo que pienso del maltrato animal.

Edgar Tarazona Angel

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 356 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver