Identificarse Registrar

Identificarse

Desde que su esposa empezó a tener problemas cardiovasculares el amante esposo buscó soluciones por todos los medios; acudió a los especialistas, la llevó a clínicas especializadas, compró los medicamentos y recurrió también a la medicina alternativa y natural. Pero nada, la señora empeoraba y la tensión arterial cada vez se subía más y los dolores en el pecho se presentaban con mayor frecuencia.

Su mujer no se quejaba, lloraba en silencio y aceptaba con resignación sus padecimientos, sólo esperaba un paro cardiaco fulminante para el eterno descanso.

Su esposo escuchó por ahí en alguna parte el refrán que dice: “ojos que no ven, corazón que no siente”, y lo tomó al pie de la letra. Pensó que esa podía ser la solución a la tortura permanente de su querida consorte y en un momento de inspiración le sacó los ojos.

Edgar Tarazona Angel

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Grupos

Abierto
3 Usuarios
Abierto
7 Usuarios

Están en línea

Hay 678 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver