Identificarse Registrar

Identificarse

Cuando tenia 10 años me di cuenta de que no tenía una idea, ni siquiera una imagen clara de aquello de lo que se supone debías ser, -lo digo literalmente y no creas que es en forma de recriminación-, es que alguien en algún momento menciono algo que hizo darme cuenta de que tu no eras aquello que la vida se había encargado de mostrármelo en lo ajeno, eras si, una persona tan simple, un intruso, sin significado, y conforme fueron pasando los años te sentía tan ajeno a mi, tan presente pero tan lejano, sin tocarme, sin dañarme, que no pude mas que comprender que realmente no sentía lo que las personas dicen debe sentirse por un padre.

Entonces, pensé un día que tal vez no existías, y me dije acaso es parte de mi pequeña imaginación, una ilusión, un espejismo, pero no lo eras estabas ahí, claro sin siquiera acercarte un poco a mí. Recuerdo aquel día en el que debía decirte lo que me estaba quemando por dentro, algo que no podía soportar más mi alma, y aún puedo verte sentado ahí frente a mí, con tu cara de siempre esa cara que me parecía tan desconocida y que en ese instante tanto anhele que  existiera, que mirara dentro de mí y adivinará todo aquello que siempre, que tanto quise decirte. Y te lo dije, dije lo que me asfixiaba y quemaba, lo saque, lo lloré y lo escupí,  recuerdo vagamente tus palabras, y aun me dan ganas de vomitar por aquello que pronunciaste. Nunca tuve tantas ganas de que no existieras, de que realmente no fueras, de que todo hubiese sido mi ilusión, sin embargo, desde ese momento paradójicamente empezaste a existir  fue entonces que aniquilaste mi sentimiento de querer formar una familia y que nunca debí siquiera confiar un poco en ti. Luego te levantaste tan alto como eras,  tomaste tu cinturón y lo arrojaste sobre mí espalada una y otra vez, aun recuerdo que llorabas y no entendí porque, yo sin embargo, no lloré, pero si sentí tanta rabia por no comprender porque actuabas así. Claro nadie nunca lo comprenderá y te irás  como lo haces siempre sin querer saber de mí y lo que realmente soy. Hoy en día me sigo preguntando ¿como una persona puede sobrevivir con tanta indiferencia?, con alguien que se supone sea una parte de él, no lo sé pero a pesar de eso tu sigues aquí y aún pareces tan distante y no logro aun comprenderte, ¿qué?, ¿dices que te disfrute ahora porque cuando mueras me arrepentiré? , ¿disfrutar qué? Algo que nunca conocí algo que ni imagino como será y que existe.

No, no lo quiero,  pero quizás al pasar de los años veré como vas haciéndote viejo una extraña lastima crecerá dentro de mí y con ella mi pobre y marchita vida te seguirá queriendo tal como eres por que así me lo ha enseñado la vida  El tiempo me llevó  comprender que tu no eres la persona en que debí confiar, si, pero también quiero comprenderte y necesito realmente quererte, ya que siento que si no lo hago me hundiré más en mi y nunca podré perdonármelo. Tengo algún recuerdo vago de cuando llegabas de trabajar y venías a arroparnos, te sentabas a nuestro lado y tratabas de ser un padre, siento tanto no haber podido ser una hija para ti y haber perdido tanto el tiempo en lamentaciones y odios, créeme que lo he llorado porque la mayor parte de mi vida te he buscado allá afuera y me he topado con tanta desilusión que no puedo dejar de pensar el porque no me acerque a ti, a aquella persona a la que no me he permitido entender, al verdadero ser que quise amar y nunca pude, lo lamento, lo lamento tanto.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 396 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver