Identificarse Registrar

Identificarse

 

Uno de los tantos beneficios que me ha aportado la tecnología, sin lugar a dudas, son estos portales que permiten escribir según la capacidad personal de quien escriba, en muchos casos sin ser escritor.  Ergo, me doy el lujo de interactuar con personas que me ayudan a templar mi carácter con su comentario siempre útil, en el sentido que sea.  También he recibido sorpresas, claro está.

Las sorpresas a las que hago referencia nada tienen que ver con la opinión sobre mis publicaciones, pues a éstas, a las que se hacen a mis escritos siempre les saco algún provecho, de estas siempre algo aprendo ya sea para corregir o para fortalecer.  No obstante, sí me han sorprendido dos comentarios de dos psicólogos en dos portales que han expresado un sentimiento extraño sobre mi persona, a la hora de comentar algún escrito mío.

Entiendo que las emociones son un instinto inherente en todas las personas y que es una necesidad expresarlas para descansar, para aliviar el peso de los pasos, también creo que cualquiera que escriba –sea o no escritor- posee un talento especial para manifestar su opinión sin necesidad de recurrir a la agresividad ni a la burla; todo lo contrario, ese talento le brinda la oportunidad de manifestar de manera clara, directa y pulcra su juicio dando ejemplo de civismo y educación, aunque sea para ofender.

La vulgaridad disfrazada de burla y agresividad es caldo de cultivo para la discordia, desvirtúa cualquier razonamiento y sacrifica la credibilidad de quien así se expresa.  En realidad, esto sucede en todas las redes sociales, lo que pasa es que uno sí espera encontrar en estos portales que los opinadores (pensadores) expresen sus argumentos con mayor altura… al fin y al cabo, se trata de pulir la comunicación… o, al menos, eso es lo que yo me he propuesto.

De todas maneras, yo sí insisto en el proceso de aprender de la crítica y de todas las formas de expresarlas, incluida la que acabo de referir porque ya superé la sorpresa cuan vi que algunos avalaron el comentario despiadado sobre mi persona, no sobre lo escrito… y la otra, cuando la persona que hizo la burla, sobre mi persona no sobre mi escrito, se retiró del portal.  Por todo lo anterior: GRACIAS RINCÓN DE LOS ESCRITORES POR EXISTIR.

 

 

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 350 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver