Identificarse Registrar

Identificarse

Hay tanta sal
y océano en los ojos,
que el mundo sigue.
SANTOAMOR

Su naufragio comenzaba
en la naranja dura del día,
el horizonte a ver; su apellido.

Lleno de alas cortas
al hombrecito gris
no le alcanzaba el vuelo.

No importaba el desprecio,
oler a cartón y plásticos,
el era el héroe de sus hijos.

Era necesario atardecer
y llevarle a su generación,
el bálsamo a la mesa.

Siempre abortaba
en cada avenida abierta,
esas penurias de sus ojos.

Fruto de ese esfuerzo,
abrazo del sol en los suyos.

SANTOAMOR

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 359 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver