Identificarse Registrar

Identificarse

Una noche tranquila, una luz que me ilumina,
una estrella que me dice que no me encuentro perdida.
Una noche sin luz, un cielo sin estrellas,
una voz premonitoria anunciándonos la guerra.
Una esperanza muerta, una gran melancolía,
unos versos que sin ser tristes nos llenan de agonía.
Un poema sin rima, un sentimiento sin nombre,
una nube que oscurece la existencia de algún hombre.

Un ciego que no ve, un mudo que no habla,
un sordo que no oye pero sabe lo que pasa.
Un lucero que se escapa, una niña que se asusta,
un ciego que no ve pero sabe lo que busca.
Un rico que se queja, un desdichado que canta,
una sonrisa en un pobre sin tener una migaja.
Una ilusión incierta, una soledad completa,
una melodía extraña cuando el atardecer llega.
Un frío que nos hiela, un botón que no florece,
una mano que acaricia esperando que la besen.
Unos labios que se abren, una hoja que se vuela,
unos ojos que se cierran para creer que se suena.
Una historia que se cuenta, una vela que se apaga,
unos sueños tan hermosos que se convierten en nada.
Un perro que no ladra, una palabra mal dicha,
una campana que llama a los que aun van a misa.
Una flor que no marchita, una copa vacía,
una madre que no termina los quehaceres del día.
Un amigo que llora, un acusado que implora,
un reloj que nos avisa que se nos pasa la hora.
Una inquietud insaciable, dos personas que se aman,
una carta hay entre ellos, una carta sin palabras.

1977

 

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Lo más leído

Están en línea

Hay 461 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver