Identificarse Registrar

Identificarse

Tranquilo es el día,
El sol sonriéndome está,
Y no siento esa alegría,
No veo luz en esa claridad.

Tristeza es lo que me envuelve,
También debilidad,
La pena poco a poco me consume,
El alma ardiendo en el cuerpo está.

Y me consumo lentamente,
Presa de un deseo soy,
Presa de una tentación maligna,
O quizás de una maldición.

O quizás de un castigo divino,
Por algo que había realizado sin querer,
Porque si esa es la respuesta,
No sé que pecado he llegado a cometer.

No sé si yo soy bueno o malo,
No sé si mi deseo maligno es,
No sé si aquello lo que quiero,
Prohibido para nosotros es.

Y las palabras pierden fuerza,
Esto se refleja en mi escribir,
Esto se refleja en mis letras,
Devengándome un oscuro porvenir.

jueves, 09 de noviembre de 2000

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Grupos

Aprobación
5 Usuarios
Abierto
4 Usuarios

Están en línea

Hay 197 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver