Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

De rodillas con un ladrillo en cada mano y los brazos arriba. De rodillas sobre granos de maíz, previamente esparcidos por los “maestros”. Azotaina con una vara de rosa (si, de rosa, con todas sus espinas. Al grosero le lavaban la boca con jabón o con detergente con un cepillo de uso común, eso significa que a todos los castigados les refregaban la boca con el mismo cepillo, hasta hacerles sangrar la boca. Colocar el dedo en el suelo y dar vueltas hasta caer borracho por la pérdida del centro de gravedad. Alzamiento de las orejas: conocí un profesor que hacía las preguntas correspondientes mientras sus manos estaban agarrando las orejas del interrogado, a cada respuesta mala lo izaba en el aire en medio de los gritos de la víctima y las burlas de los compañeros. Este mismo tenía una variante más dolorosa y era alzarlo a uno de las patillas, por eso los niños de su curso siempre se hacían rapar desde el comienzo del año alegando tener piojos.

Pero no todo era malo; gracias a esos métodos anti pedagógicos, que no extrañaban a nadie porque eran la norma, los de mi época y los anteriores (padres y abuelos) desarrollamos una memoria increíble. La mayoría de mis contemporáneos gozan de unas letras excelentes; nuestra ortografía y gramática, en comparación con la de las nuevas generaciones, es increíble. La buena caligrafía que no pude tener porque siempre preferí leer a escribir, se vio compensada con la facilidad de expresarme por escrito. Para eludir los castigos, los de esas  generaciones arcaicas, simplemente nos acostumbramos a cumplir con las normas. Bueno, eso si no lo aprendí muy al pie de la letra, igual que le aconteció a un grupo pequeño de mis contemporáneos. Si no existieran los diferentes, ¡qué mundo tan aburrido!

Con la Nueva Ola llegó la rebeldía de la juventud: la música, la moda, los peinados, la mini falda, la píldora anticonceptiva, el amor libre y todas esas arandelas le entregaron al mundo una nueva visión y presionaron un cambio que para bien o para mal se dio y cambió absolutamente toda la cosmovisión de la humanidad (por lo menos en gran parte del planeta).

El tema de la educación siempre será un ser vivo que evoluciona, que se transforma y en este artículo sólo quise mostrar el enorme abismo educacional que separa las generaciones de los tres primeros tercios del siglo XX, con las del último tercio y la primera década del s. XXI.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Grupos

Abierto
7 Usuarios
Aprobación
5 Usuarios

Están en línea

Hay 404 invitados y ningún miembro en línea

Temas populares

No se han encontrado etiquetas.

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver