Identificarse Registrar

Identificarse

 

Es domingo y el reloj marca las 11 y 30 minutos de la noche. Hace una hora que se cortó la energía eléctrica y las noticias vuelan diciendo que lo mismo sucede en casi toda la ciudad.

Estoy solo meciéndome en un hamaca que cuelga desde la viga hasta el protector metálico del gigante ventanal.

Este edificio tiene como 40 años más o menos; lo terminaron de construir justo antes de que yo naciera. Fue echo para funcionar como un banco, pero hace mucho que ya no lo es. Ahora se guardan bienes mucho más valiosos. Libros, gente bailando, cantando, riendo y creando, se reúnen dentro de este núcleo todos los días.

Existe un silencio sepulcral en el casco de la ciudad. En el edificio apenas entra una ráfaga de brisa, pero no es suficiente, tengo calor y estoy sudando.

Una estructura tan vieja y pesada debería tener vida propia - pienso.

Extrañas sensaciones llegan a mi cuerpo y me obligan a encender una pequeña linterna.

La tranquilidad en la calle amplifica los sonidos propios del edificio que cada vez son más notables y fieles.

Las cosas que escucho ponen en alerta mis instintos de supervivencia pero recuerdo que cerré todo muy bien; aunque entre la maldad y su objetivo no existe obstáculo que se oponga.

La brisa es mucho más fuerte ahora y se escucha el golpe repetitivo de un objeto metálico a lo lejos, alguien está molesto. Ahora son dos. Es posible que se unan más.

Ya casi es media noche y la energía no se restablece. Me pongo a escribir para distraer los pensamientos, pero lo que escribo me da escalofríos. Ha pasado mucho tiempo.

La brisa entra con más fuerza, pareciera tener la habilidad de levantar las columnas de este gigante de concreto, generando estruendos inexplicables. En este momento hasta mi absoluta convicción y escepticismo es una ridiculez. Dudo de mí cordura. Comienzo a pensar que toda la vida estuve equivocado y juzgué a los creyentes sin entenderlo.

Tengo calor y el sudor cae en mis ojos. Debo cerrarlos para limpiar lo que cae en ellos y aliviar el dolor. No noto la diferencia, la linterna se apagó.

Dicen que la hora de los muertos es exactamente a la media noche y si es así, no creo que pueda resistir con tanto silencio. Son las 11 y 59 de la noche y la energía sigue ausente.

Un anciano alguna vez me dijo que los fantasmas dejaron de aparecer (o por lo menos con menos frecuencia), cuando inventaron el bombillo. Algo tendrá que ver la luz con la presencia paranormal.

Es exactamente media noche y ya no se escuchan las cacerolas, pero si un estruendo infernal en la calle que proviene probablemente de un motor.

Ya es más de media noche y aún estoy vivo, la energía sigue ausente y todavía, no pasa nada.

6:30 am

Resistí a la noche fría y sus demonios. Soy un sobreviviente.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 308 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver