Identificarse Registrar

Identificarse

Es mi vuelo inicial, con una noche demasiado larga y tensa, sentía hasta el más mínimo insecto que pudiera moverse sobre la faz de la tierra.

Con el amanecer de este día, con el primer rayo de sol que ilumina el borde de las alas, siento que entro a un club selecto, deje de pertenecer al grupo de los terrícolas y paso a formar parte del “Club del Aire”.

Mi familia por completo ha pertenecido a este club, mi padre famoso y recordado como un verdadero as del aire, caracterizado por su figura estilizada y robusta, su cuerpo velludo y ojos verdes siempre atentos al peligro. Esta figura me persigue, desde el momento de recibir mis alas, sabía que debía luchar contra ese fantasma o usarlo como emblema para facilitarme las cosas.

En realidad es tan corta y rápida la vida que seria absurdo malgastarla luchando contra la imagen de quien fue un grande y es más fácil, apoyarme en él, para lograr mis objetivos.

Ya esta hecho, sistemas de navegación, alerones, alas, puedo sentir el viento… tengo la potencia necesaria para el despegue y …antes de darme cuenta ya estoy en el aire, acá me encuentro solo, rodeado de amigos pero solo, se que de mi depende… cada una de mis decisiones y acciones… repercutirá tarde o temprano en todos nosotros, soy conciente de ello a cada instante procuro hacer lo mejor.

Recuerdo la matanza del “Peral”, donde un grupo de alocados jóvenes, ansiosos de mostrar sus habilidades volando a gran altura y luego lanzados en picada llegaron a boca de jarra. Podría haber sido una misión impecable, su exceso de confianza no les permitió tomar conciencia del peligro. El grupo pudo volar a placer por encima del objetivo, eso reafirmo su confianza y alimento su ego, obviando por completo las señales de movimientos en tierra que indicaban su detección. Trágico fue el desenlace final, con un rápido golpe asestado al grupo, se encontraron de sorpresa con una cortina… y va… que pena ninguno de ellos pudo probar siquiera un sorbo, del dulce elixir de la victoria.

En esta misión todos tenemos claro el objetivo, pero volamos solos nos reuniremos una vez sea localizado el punto por nuestro sistema de vuelo y suene la señal de alerta, aprovechándome de estas circunstancias quiero probar un par de giros, contorciones y técnicas varias, necesito sentir las alas. Es una maravilla esto de volar, todo transcurre mucho mas rápido acá arriba.

Disfrutare este momento como si fuera el último, cuando en realidad espero, ¡Sea solo el primero de muchos!

De pronto y sacándome del estado de alucinación, se encendió la señal indicando que llego el momento de actuar, mis pelos se erizaron y actuando por instinto tome el mando de la situación. Al instante y de reojo pude ver dos amigos que se acercaban a mucha velocidad en igual dirección, después de cambiar rumbo con un giro a la izquierda, no muy forzado, logre quedar a varios cuerpos del ultimo.

Localizado el objetivo, giramos varias veces a gran altitud. A una distancia de contacto visible, otro grupo de cuatro amigos hacia lo mismo, sobrevolando a baja altura, esta maniobra se lleva a cabo, para hacer un reconocimiento acabado de la zona.

¡Demasiado temprano! - Repetía una voz en mi mente.

Los hemos atrapado con la defensa baja, no existe movimiento alguno en tierra, arrojado en picada sobre el objetivo y a placer. Un verdadero festín y embriagados de éxito, que sensación más grandiosa la gloria.

¡Que gran momento! - Repetía constantemente…

Puesto fin a mi cometido, salí del lugar pensando que más vendría para consolidar mi gloria, llevado por el ímpetu de investigar cambie curso olfateando una formación ubicada casi a ras de piso, me bastaron solo dos vueltas para darme cuenta que algo se movía en tierra. Con vuelos cada vez más rasantes provocaban grandes ecos entre los macizos, cuando lentamente estas formaciones se elevaron. Maniobrando en acción temerarias, logre esquivarles y llegue a estar a punto de chocar en sus ojos.

Los dos gigantes, que dormían abrazados ahora restregando sus cuerpos y dando grandes bostezos, refunfuñaban aletargados por el sueño, gritando:

¡Malditas Moscas!

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Están en línea

Hay 244 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver