Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

Estaba enterrado en vida.  Encima de él y a sólo unos 10 ó 12 centímetros se hallaba el techo del piso superior.


El terremoto lo había encontrado en el sótano de la empresa buscando unos archivos para el jefe del periódico donde trabajaba. Era el único allí  en  el justo  instante  en  que  se desató el violento movimiento sísmico.


Creyó  que iba a  morir y  se refugió bajo una mesa  --que obviamente fue destrozada en mil pedazos--  que según él pensó, le había salvado la vida "en cierta forma".


Su cuerpo  había  quedado  totalmente   horizontal,  su pierna izquierda estaba fracturada  --ya había intentado moverla antes sin éxito--.


Intentó arrastrarse,  pero el dolor de su cuerpo,  el obstáculo que generaba su pierna y los escollos a su alrededor  apenas le habían   permitido  moverse  unos  dos  o   tres centímetros;  aunque a decir verdad,  no sabia en qué dirección.


Hubiese preferido morir en el mismo instante del terremoto y no agónicamente como lo estaba haciendo ahora;  el aire le iba faltando de a poco , razón por la cual intentaba dominar  el pánico  para evitar una respiración excesiva que consumiese lo poco que había;  estaba  casi  en total  oscuridad;   dolorido;   atemorizado; en fin..."habría sido mejor la muerte instantánea" reflexionó para sus adentros.


No sabia cuanto tiempo había pasado pero intuía que al menos dos o tres horas habrían transcurrido.


En un momento  --justamente cuando su único pensamiento era intentar morir como fuese--  escuchó ecos de voces lejanas;  su corazón se aceleró ante la posibilidad de que lo encontrasen con vida.


--Debo tranquilizarme  --pensó-- si  no lo  hago  consumiré  todo  el oxígeno rápidamente, además necesito fuerzas para poder gritarles que estoy con vida.


Sentía ruidos y golpes sobre él;  le llegaban olores  fuertemente  impregnados de sangre ;  juró  y perjuró que jamás trabajaría en un lugar cerrado,   viviría   en   carpa   si   fuese necesario,   pero  necesitaba ver el cielo una vez más,  ver a su esposa y sus hijos otra vez...


--Parece haber algo allá abajo !!!     --sintió que gritaban desde fuera--


Dios!!! lo habían detectado, no podía creerlo;  ¿cómo les avisaría que estaba  con vida?   ¿se habrían dado cuenta ya?


Agudizó el oído.


--No creo que haya alguien con vida en esa parte, mejor busquemos en el otro extremo  --fue la siguiente frase extraña que escuchó.


Se iban!!! No, Dios mío, no.


--Auxilio!!!  estoy con vida!!!.     --- gritó  con todas  sus fuerzas,  casi  sin aire.


Escuchó que   varias  personas hablaban;    luego de unos minutos y   de  intensos ruidos encima suyo;   apareció   muy a lo lejos, pero  al fin, una especie de  agujero que dejaba filtrar algo de tenue luz.

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 316 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver