Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

Ana siempre fue una persona feliz que tuvo la suerte de contar con unos padres maravillosos que hicieron de su infancia un remanso de paz, una época llena de fantasía, sueños, ilusiones y juegos. Al ser hija única vio volcados en su persona todos los afectos, atenciones y afanes. Su padre, empresario exitoso, se empeñó en llenar su existencia de luz. Y vaya que si lo logró, la iluminó por completo. Comenzando por permitirle desde pequeña la entrada sin restricciones a la fábrica de velas de la cual era propietario.

Gracias a ello, Ana aprendió desde muy pequeña a amar ese maravilloso mundo lleno de cera, parafinas, pabilos, aditivos, fragancias, láminas de sebo, colores y moldes. Simplemente le parecía fascinante todo aquello. Participar en ese acto maravilloso que implicaba utilizar los materiales disponibles en el planeta para transformarlos en pequeñas obras de arte capaces de dar luz, era tanto como ser testigo de un milagro divino.

Desde muy pequeña, comenzó con sus primeros experimentos, al principio, le explicaron como concebir velas de gel y parafina líquida que no representaban ningún peligro para ella, luego, las que se hacían con placas de cera, después las que se moldeaban como si se tratara de una escultura. Y finalmente, pudo crear un cirio de verdad con todas las fases de creación que implicaban, le fueron revelados los secretos del derretido de la cera, la pigmentación, el lograr encapsular el aroma para que se desprendiera delicadamente mientras el fuego abrazaba la vela, la elección del pabilo, el llenado del molde, el vaciado, el lograr un acabado perfecto y, finalmente, la presentación. Ana se sentía arrobada ante aquel mundo insólito y apasionante que se abría ante sus ojos aún candorosos. Le gustaba sentirse una Diosa creadora de criaturas luminosas.

Cada vela que realizaba era empacada primorosamente para que pudiera llevársela a casa y encenderla con tranquilidad comprobando la combustión de la misma. Sin embargo, Ana no quería ver el producto de sus esfuerzos consumirse hasta quedar convertido en nada y así como llegaban eran guardadas con cuidado en un armario de su recamara destinado a ese fin: atesorar sus creaciones.

Don Clemente la reñía intentando hacerla entrar en razón:

-Por Dios criatura, si todas las personas guardaran las velas sin encender no tendríamos ni un mendrugo de pan que llevarnos a la boca. Enciende tus velas por favor, esa es su finalidad: ¡dar luz! y no permanecer en el fondo de un armario envueltas en papel de colores.

Pero para Ana, nada importaban sus reclamos. Una tarde, sentada en la sala de su casa, hojeando con indiferencia una revista, se detuvo a mirar las expresiones de los rostros infantiles retratados en ella, de pronto, una duda la asaltó. Corrió para preguntarle a su querida mamá:

-¿Todos los niños en el mundo son tan felices como yo?

Doña Silvia guardó silencio al tiempo que su rostro se volvió serio y pensativo. ¿Cómo explicarle a una pequeña de escasos 10 años que hay más niños infelices que felices sobre el planeta? Pensó en las decenas de ellos, incluso recién nacidos, que eran negociados y vendidos al mejor postor para luego ser utilizados como señuelos y obtener limosnas más jugosas a través de ellos, o los otros que con total desfachatez eran manejados para realizar trabajos pesados y que vivían en condiciones infrahumanas sin saber lo que era una caricia o una palabra de afecto.

Pero también estaban los rostros anónimos de ojillos tristes que aparecían en las fotografías bélicas con fusiles en la mano. Los que servían como carne de cañón para explorar territorios dudosos y comprobar que no hay minas terrestres por donde van a pasar los soldados.

Ante la mirada inquisidora de su hija, Silvia bajó la mirada avergonzada, no porque ella personalmente hubiera realizado acciones deplorables en detrimento de la infancia, sino porque guardaba silencio. En las noches, al apagar la luz de la recámara pensaba en aquellos niños que con terror esperan dentro de una estancia inhóspita y gris la llegada de aquel que profanaría su cuerpo con lascivia, que borraría con golpes y caricias malsanas todo rastro de inocencia que pudiera haber resistido el infierno vivido desde que fueron secuestrados, entregados, comerciados y/o sacrificados.

¿Y qué decir de aquellos que saltaban a la fama de la inmoralidad como protagonistas de filmes pornográficos obligados a realizar acciones infamantes y pervertidas a través de las cuales además de la ropa, les arrancaban la dignidad?

No, exponerle a su hija cada una de estas cosas era como robarle la inocencia y la felicidad. Había tanta maldad y porquería en todos lados, sin distinción de extractos sociales, países, continentes o nivel cultural.

¡Eran tantas las atrocidades cometidas cada día! Y tantas criaturas viviendo un terror constante, sin conocer la felicidad, la paz, el cariño. Solo por dinero...el mal del mundo y de los hombres.

Silvia, con lágrimas en los ojos, miró a su pequeña que permanecía frente a ella totalmente confundida, pero que igual la abrazaba para consolarla al advertir su repentina tristeza..

-¿Por qué lloras?- le preguntó la chiquilla. 

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 213 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver