Identificarse Registrar

Identificarse

Karla, una saxofonista joven y muy atractiva  quien estuvo esperando su vuelo en el bar del aeropuerto por largas horas, conoció a John. Esto sucedió cuando iba rumbo a París, digo iba pues realmente nunca llegó. Karla le contó muchas cosas acerca de la música y de cuanto esta la apasiona.

Cuando Karla era una niña y su madre descubrió las habilidades que ella tenía para la música la matriculó en una escuela para aprender a tocar el saxo, Karla se dedicó de lleno a esto, tanto que casi no termina su secundaria.

Realmente la música la transporta y la hace sentir plena, solamente dos cosas diferentes a la música  la hacen sentir viva, el deporte y la buena cocina pero por estar dedicada a su música le es difícil practicar cualquiera de las dos.

Pasaba muchas horas sentada al lado de su madre escuchándola tocar en el piano música clásica, Handel, Mozart, Verdi y Chopin eran sus favoritos. Su madre quien era una mujer solitaria y vivía a las afueras de la gran ciudad era también una excelente pianista, le enseñó a Karla acordes musicales los cuales ahora le sirven para demostrar esa gran habilidad que tiene como saxofonista.

Muchas otras razones hicieron que Karla se inclinara al arte, recuerda bien que Fantasía la mágica película de Walt Disney le marcó un algo en su vida que ella siempre lleva presente. También con el rock tuvo su influencia, grupos como Pink Floyd, Led Zeppelin, Black Sabbath, The Rolling Stones, The Beatles  la iniciaron en el camino que aun continúa con éxito.

John quien estaba muy interesado en la historia no solo por el tema sino también por quien la relataba parecía estar inmerso en el mundo de Karla la miraba fijamente y la oía, con un tono muy amable le pedía que continuara pero Karla se negó y  le dijo que ella también quería saber un poco de su historia. John empezó un muy corto relato sin profundizar en detalles, solamente le dejo saber que era un soñador solitario quien compraba y vendía toda clase de literatura y que cada vez que tenía oportunidad de viajar lo hacía.

Karla quería saber más y no ocultaba el interés que él le había despertado. La adicción a la lectura llevo a John a convertirse en un gran comercializador hasta el punto de tener más de diez mil libros en su posesión, eso le ha permitido conocer a todo tipo de personas y  conversar con gente de todas las regiones, de toda clase de tendencia política, religiosa y cultural, también ha llegado a incursionar en temas que aunque no son de su agrado los ha tenido que mencionar.

El vuelo ha sido definitivamente cancelado por mal tiempo y ahora Karla y John piensan en la despedida, cada uno cogerá su camino y esperará al siguiente día para retomar su viaje a París. Salen del aeropuerto a buscar un lugar donde alojarse mientras hay mejores condiciones climatológicas. La aerolínea les propone a los pasajeros correr con los gastos de una noche en un hotel de la ciudad pero les advierte que solo será una noche sin importar si el tiempo cambia o no.

Mientras hacen la fila para registrarse, siguen hablando y conociéndose un poco más. En la recepción les dicen que por haber muy poco cupo disponible en el hotel, tocará compartir la habitación con otra persona y a Karla quien está antes que John le ha tocado con la persona quien se registró antes que ella.

Después de haberse acomodado y dejado el equipaje en la habitación Karla decide salir a cenar sin advertir que en el restaurante del hotel se encontraba John sumergido en la lectura, pero él suspende esta al verla y la convida a sentarse a su lado. Al termino de la cena John quiere saber más de la vida de Karla y le pide le siga contando sobre ella.

La música de los ochenta para Karla fue y sigue siendo fundamental, en muchas de sus presentaciones incluye temas de artistas de esa época como Sting, Phil Collins, Bob Geldoff y Elton John; también el Jazz ha sido de sus preferidos con las canciones de Amstrong y Mangioni. Pero su preferida y aunque no la interpreta, la escucha en sus ratos libres y la toma como inspiración. La música Colombiana es para ella sentimiento, tradición y el reflejo de  una cultura que se niega a dejar sus costumbres y sus ancestrales y muy típicos ritmos y acordes.

Era una noche iluminada y con un cielo claro y estrellado, por la ventana del restaurante ubicado en el último piso del hotel se miraba gran parte de la ciudad, la avenida principal con las luces, el ir y venir de los carros reflejaba  como era  el movimiento nocturno allí que aunque no fuera el gran París tenía muchas atracciones las cuales John y Karla decidieron salir a visitar.

Entraron a un café en donde se oía una música suave y encantadora para el gusto de los dos. John era un apasionado de la lectura, ha leído libros de todos los temas y estilos y siempre de cada uno recoge algo que lo ha llevado a la cima del conocimiento literario y lo mantiene como un triunfador en el negocio de la cultura escrita, escritores como Kafka, Khundera, Jalil Gibran, Stephen King, Robin Sharma, García Márquez y Neruda lo han hecho recorrer el mundo de la gente literaria y con eso ha ganado no solo buen dinero sino amistades realmente valiosas.

A la pregunta que la mayoría de personas se hace. Cual es la alegría de vivir?, el dice: " La verdadera alegría de vivir se halla en hacerlo para un fin que uno reconozca como primordial", la familia y el trabajo sea este cual sea siempre y cuando lo mantengan pleno son lo primordial y el porque de cada ser humano; sin embargo, John es un hombre solitario quien no ha establecido una relación seria desde hace varios años, no sabe si es la suerte o el medio donde se desenvuelve.

Está terminando la noche y a su fin la acompaña una madrugada cálida, salen con rumbo al hotel  pero ninguno de los dos se siente capaz de entrar a incomodar a la persona que se aloja con ellos y entonces deciden sentarse en el parque para esperar la mañana.

Después de tan larga jornada Karla se recuesta en su habitación para tomar un pequeño descanso antes de retomar su rumbo, se interna en un profundo y placentero sueño con imágenes perfectas de praderas  que le brindan tranquilidad, allí en su sueño camina por esas praderas con sus brazos abiertos y libres rodeada de frondosos árboles y en el cielo gaviotas que le inspiran paz.

John al encontrarse en su habitación recibe una llamada telefónica, se le informa que su querida hermana quien ha estado en tratamiento médico por varios años ha tenido una recaída y se le es solicitado con mucha urgencia. No repara en salir de la habitación e ir a buscar a Karla para despedirse y desearle un buen viaje.

Al  haber esperado varios minutos en la puerta que para el fueron eternos y estando ya decidido a partir, Karla abre y sorprendida de ver la cara de John lo hace seguir tomándolo suavemente de la mano.

Cathy la hermana de John hace varios años padece de una lastimosa enfermedad que ha venido acabando con sus defensas y la ha postrado hasta el punto de haber tenido que abandonar sus labores como maestra de bellas artes. Ella ha sido la confidente de su hermano y entre ellos mas que hermandad hay una amistad y un cariño muy grande. Es por eso y por muchas mas razones que John ha decidido volver al lado de ese ser que lo necesita ahora más que nunca en la vida.

Karla quien se nota bastante afligida por lo sucedido trata de darle consuelo con palabras de ánimo, haciéndole saber que en ella puede encontrar un apoyo, pero no ve suficiente solo las palabras y se ofrece acompañarlo para hacerle sentir mejor sin pensar en sus compromisos. Toma el teléfono para cancelar la presentación que tiene pendiente pero John se interpone y se niega a aceptar.

Muy agradecido John recoge su equipaje y con una leve sonrisa  le hace saber lo bien que Karla lo ha hecho sentir la mira y le desea la mejor de las suertes; no acababa de hablar cuando  los labios de Karla lo dejaron en silencio, le sellaron la boca y plasmaron el más grande y sincero de los besos, el que nunca antes él hubiera recibido

Ante la insistencia de querer acompañarlo y después de esa muestra de aprecio John ha aceptado la compañía y le permite a Karla hacer la llamada para cancelar su compromiso en París...........

Han pasado tres años desde que se encontraron en el bar del aeropuerto. Ahora viven con sus dos hijas y su mascota. Karla enseña música en el conservatorio de la ciudad y John ha establecido una imprenta.

El concierto que Karla soñó por muchos años en París nunca se realizó pero a cambio encontró la felicidad y la tranquilidad que John le ha brindado en este tiempo. Está realizada como mujer, como madre y como persona. Y todos los días agradece porque aquel vuelo hubiera sido cancelado.

F I N

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Grupos

Están en línea

Hay 257 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver