Identificarse Registrar

Identificarse

 

Doña Purificación era una señora muy piadosa, católica apostólica y romana, como le enseñaron a decir en la escuela en clases de religión, sin embargo, creía en espíritus malignos, ensalmos y hechicerías, muy contrarios a sus creencias religiosas y cargaba sobre su cuerpo cadenas con imágenes de santos, escapularios en los tobillos, pulseras, dijes, estampitas milagrosas, patas de conejo en la cartera, en fin, cuanto talismán le regalaban o compraba contra el mal de ojo y otros maleficios.

Con ella vivía una nieta de diez años inquieta, desobediente y pícara que le hacía muchas diabluras, pero la acompañaba a rezar el rosario todas las noches con mucha devoción.

Todo lo malo que ocurría en la casa y fuera de ella era culpa de los espíritus. Decía doña Purita, y empezaba a rezar para alejarlos de su vida. Un día, que necesitaba salir con urgencia, no encontraba las llaves y sin ellas debía permanecer en casa. Revolcó todos los rincones, destendió camas, buscó por todas partes y nada que aparecían las benditas. Tanta sed le dio que preparó una limonada y, como le gustaba bien fría abrió el congelador de la nevera y ¡oh, sorpresa! Allí estaban, entre los comestibles y el hielo.

Mientras la buena señora maldecía a los engendros del demonio y todos los espíritus malignos, por ser tan desgraciados con ella que le escondían las cosas importantes, su nieta se tapaba la boca para disimular la carcajada.

Edgar Tarazona Angel

Por favor comparta este artículo:
Pin It
Evgeny Zhukov ¡Qué malandra!
 -  1

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 275 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver