Identificarse Registrar

Identificarse

Más allá de lo imaginable hay un universo donde no existe el tiempo ni la distancia, un conjunto de ciudades pobladas de palacios blancos donde habitan arcángeles e innumerables seres celestiales.

Ahí todo es armonía, amor, felicidad, paz, sólo las almas blancas pueden entrar en ese recinto que está custodiado por seres armados con la espada de la verdad de la cual emana una luz tan intensa que ciega, y sirve para identificar la maldad, la mentira, el rencor, en fin todos los malos sentimientos, funciona como una especie de purificador, dejando sólo los sentimientos buenos como la bondad y el amor.

Llegué hasta una puerta sin principio ni final, donde me recibió un ángel, no supe si era hombre o mujer, pues parece que tampoco existe la diferencia de genero, de inmediato fui sometida a la espada de la verdad, y al terminar tuve la sensación de haberme quitado todos los años de encima, mi mente y mi cuerpo no podían recordar ningún tipo de dolor, ni sensación alguna de sufrimiento.

Después de ese momento me sentí libre y al adentrarme en esa dimensión hasta entonces nueva para mi, me di cuenta que todo es transparente, como la verdad que nada oculta, las columnas de cristal emiten una energía de destellos de amor que penetraron en mi ser. Por los pasillos hay niños jugando alegres y sonrientes, niños que aún no nacen en este planeta tierra.

Una gama de aves multicolor planean de un lado a otro emitiendo sus delicados murmullos, ahí como ya lo dije todo es perfecto, reina un paraíso de flores, las más hermosas con el perfume más sublime. Y sobre todo se escucha una música de arpas que simplemente complementan la armonía del lugar.

Caminé despacio admirando aquella majestuosidad, maravillada por conocer algo tan divino, que quise quedarme a vivir allí, donde no hay soles ni lunas sólo estrellas y se pueden tocar, igualmente no existe la palabra imposible, ni la palabra desigualdad, ahí un sueño es un deseo que se hace realidad.

Cuando miré aquellos inmensos jardines perfectamente adornados con árboles frutales y rosales, tuve una extraña sensación, aunque no podía creerlo, tuve miedo, sí, miedo de perder lo que en ese momento estaba viviendo.

¿Miedo?… Pero se supone que la espada debería haberme quitado todo sentimiento malo. Ese sentimiento había prevalecido a pesar de la espada, entonces supe que por alguna extraña razón el miedo no fué eliminado de mi ser.

Una voz interior me dijo que aún no estaba preparada para superar ese sentimiento, mi cuerpo se inundó de un aire frío y aquel universo comenzó a nublarse, así sin más, desaparecieron los jardines y todo se volvió oscuro, se respiraba un oxigeno muy denso, una sensación macabra heló aún más mi cuerpo, y fue tanto el miedo que comencé a llorar y llorar cada vez más fuerte como una niña recién nacida y a sentir una gran carencia de amor.

Busqué desesperadamente la salida, corrí sin saber hacía donde se dirigían mis pasos lo único en que podía pensar era en regresar a los palacios. Pero ya era demasiado tarde, pues estaba despertando del sueño, y volviendo a la realidad…

Dicen que cualquiera puede entrar en ese universo si tienes un alma pura como el cristal. Pero antes debes liberarte de todos tus miedos, para que no se interpongan a tu felicidad.

Alicia Rivas

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 362 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver