Identificarse Registrar

Identificarse

 Otro valle metido

Conozco, un amigo del medio oriente específicamente de Siria humilde en condición humana y espiritual. Cuando llego a Venezuela le toco lo que a la mayoría de sus paisanos, trabajar duro aprender a convivir, aprender la lengua y las costumbres nativas de estas tierras del caribe. Cierto día llegando de su arduo trabajo encontró a su primer hijo jugando con unos peroles, palos, piedras y otras cosas. El árabe al ver su hijo jugar con semejantes cosas se le aguaron los ojos y le vino a su memoria sus tiempos de niñez y de la pobreza que vivió en su país. Salió intempestivamente encendió su camioneta y se fue a la mejor juguetería de la zona comprando los juguetes más caros para borrar esos malos recuerdos de su niñez y darle a su hijo lo mejor como todo padre quiere para con sus hijos. Así como salió llego con los regalos muy satisfecho se los entrega a su hijo; el niño al ver todo eso se emocionó en el momento  pero al cabo de un rato en un descuido el muchacho tomo sus piedras, palos y peroles siguiendo como si nada en su mundo dándole rienda suelta a su imaginación. El árabe al ver lo sucedido se sentó prendió un cigarro y dijo “bueno  muchacho es muchacho”.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Están en línea

Hay 413 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver