Identificarse Registrar

Identificarse

 

Con el alma resquebrajada permanezco inmóvil frente a la ventana. La oscuridad me atrapa entre penumbras que facilitan la meditación. El sudor en mis axilas es síntoma de un deseo desesperado que me invita a arrancarme la piel. Tal vez es tu olor que aún sigue impregnado desde hace más de dos décadas la noche que decidí amarte. Son esas partículas que se potencian con cada grado Celsius adicional enloqueciéndome porque quiero tomarte y no puedo. No puedo porque no te encuentro. Tal vez nunca estuviste ahí, y lo que ahora recuerdo de ti es simplemente un espejismo causado por la resequedad de mi alma. He intentado por todos los medios encontrarte en ese lugar donde una vez eras tan eterna como un lago. Ahora solo hay rocas que no se pueden apartar y es imposible esquivar. Veo el mismo rostro en cada obstáculo y aunque quiera negarlo, o no recordarlo, esas piedras (casi todas) las eché al agua yo mismo. Siento que estoy vivo porque escucho sonidos que no puedo entender a mi alrededor; me niego. La brisa que entra por la ventana solo seca la humedad en mi cuerpo, nada más.

Por favor comparta este artículo:
Pin It
Evgeny Zhukov Tristemente hermoso. Gracias por compartir.
 -  1

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 196 invitados y un miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver