Identificarse Registrar

Identificarse

Este caso lo escuché hace años en mi pueblo de la infancia (Chipaque); se refiere a una pareja campesina que vive sola en su pequeña finca con sus animales, su huerta y sus animalitos.

Esto no tiene nada de raro, el asunto es que ella tenía una Fe como para mover montañas y ante todo lo que ocurría en la cotidianidad agregaba: “¡Si Dios quiere! El pobre hombre estaba aburrido de tanto escuchar el estribillo, algo así como:

-         Vieja,  esta noche va a llover.

-         Si Dios quiere.

-         La cosecha se va a dar muy bien.

-         Si Dios quiere.

-         Mañana voy a bajar al pueblo.

-         Si Dios quiere.

-         Los muchachos vienen para el día de la madre.

-         Si Dios quiere.

Esto ya no sonaba a Fe sino a cantaleta y el viejo estaba hasta la coronilla con la muletilla de su esposa. Una noche la señora despertó alertada por ruidos sospechosos y rebulló al viejo para que saliera a ver qué pasaba. El hombre, sumiso como siempre, se armó con la escopeta y, alumbrado con la linterna, fue a dar una vuelta…

Cuando regresó, le dijo sin esperar preguntas de su mujer:

-         ¡Vieja, si Dios quiere, se robaron todos los animales!

Edgar Tarazona Angel
www.molinodeletras.net

 

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 394 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver