Identificarse Registrar

Identificarse

Un día le dijo a la mamá que saldría a visitar  mentalnente el mundo para conocer y  ser más feliz.
Sentado en la antigua mecedora  de bambú; heredada de la abuela, se despidió  de toda su familia  con abrazos.
Han pasado 80 años y aún  su cuerpo sigue ahi imperturbable  como la momia de Tutankamon.
Ni los mosquitos y las moscas que molestan a  los loros; logran despertarlo.
 
Por favor comparta este artículo:
Pin It

Están en línea

Hay 238 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver