Identificarse Registrar

Identificarse

 

Según el diccionario de la RAE (Real Academia de la Lengua)

INEXORABLE

  • Que no se puede evitar, eludir o detener.

El próximo viernes, si no ocurre nada extraño, completaré 74 años vividos. No es un año más como dicen la mayoría de las personas, es un año menos para vivir y me estoy deteniendo para echar una mirada hacia atrás, como para valorar sin falsas emociones esta ya larga vida mía.

Muchas personas pasaron por mi vida en diferentes circunstancias; algunas se fueron de este mundo, otras se marcharon para diferentes lugares, otras más desaparecieron de mi entorno sin dejar huella. Con el paso de los años me he reencontrado con amigos, vecinos y conocidos. Después de veinte, treinta o cincuenta años nada es igual. A la mayoría los reconocí por algún rasgo característico, pero entre mayor haya sido el tiempo transcurrido el cambio físico ha sido más destacado y, casi en todos, no fue para mejorar, ni tan siquiera permanecer parecidos a mis recuerdos.

El tiempo no perdona, dice un dicho popular, es inexorable y todos padecemos de este juez que por igual juzga y condena a ricos y pobres, hombres y mujeres sin distingo de raza, religión o ideología. Yo me considero privilegiado por llegar a este momento con salud y ver a muchísimos colegas, compañeros, amigos y familiares agobiados por alguna dolencia o enfermedad. Me asombra y acongoja ver o saber de ellos en silla de ruedas, con oxigeno permanente, postrados en cama, con limitaciones de movilidad. Yo soy un bendecido por la naturaleza y un poder superior que me tiene sin dolencias y la cabeza clara.

Sé que puedo irme de este mundo en cualquier momento, que lo único cierto es este minuto en que estoy escribiendo, porque nadie escapa a la muerte, es una verdad tan inexorable como el tiempo. Estoy preparado, cuando llegue me iré con ella, no le temo, al dolor si y pido a ese ser superior que muchos llaman Dios, que me permita acostarme a dormir y no me despierte, como ha ocurrido con varios seres de mi familia, ojalá sea genético.

Por ahora, disfruto de mis años a mi manera, el cuerpo ha sufrido un desgaste natural como es lógico, ya hay actividades que no puedo realizar y eso me hace sentir un poco preocupado, pero no requiero de ayuda para ninguna actividad normal. Se dice que la vejez está es en el corazón y eso es mentira, hago diferentes actividades como viajar, caminar, pintar, tallar la madera, leer y escribir, entre otras, pero el deterioro de algunos órganos está presente y el cansancio físico y mental es más frecuente que hace unos años. No me digo mentiras, no puedo decir que soy un joven de más de setenta años. Pero si conozco viejos de treinta porque quieren sentirse ancianos. Y soy un anciano saludable pero no joven.

Edgar Tarazona Angel

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 263 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver