Identificarse Registrar

Identificarse

 

Una noche, solo en la casa, sin saber que hacer, me dediqué con el control a pasar uno por uno todos los canales que tengo programados en la TV y, de pronto, me encontré un programa llamado ACUMULADORES COMPULSIVOS; el título me pareció interesante y desde entonces, cada vez que me acuerdo veo el programa porque en mayor o menor grado nos refleja a muchos colombianos, y por que no, a muchos latinos.

Cada capítulo muestra una persona que guarda hasta bacinillas con su contenido fosilizado porque le recuerdan a un ser querido y el plato con los restos de su último almuerzo, ropa cochina, cuartos en el estado que quedaron suspendidos en el tiempo al fallecer esa persona y muchas cosas más. Pero, también trastos viejos, aparatos dañados, mesas cojas, ropa vieja que ya nadie usará, etc.

Me ubiqué en Colombia, mi hermoso y querido país y sacando c cuentas mentales, de acuerdo con mis experiencias personales y mis testimonios visuales tuve que admitir que en un 80%, por lo menos, somos acumuladores, si no compulsivos si nos acercamos a esa categoría; claro que conozco varios enfermos por guardar chécheres viejos o rebujos en cantidades que escapan de lo normal. Es más, en las casas grandes de los pueblos y ciudades existía el cuarto de san Alejo, llamado también de los CHÉCHERES, donde se acumulaban objetos de recuerdo o porque, tal vez, se podrían necesitar en un futuro cercano, necesidad que nunca llegó.

Las azoteas son sitios privilegiados para acumular artículos y cosas inútiles, en algunas partes, cuando uno puede estar a un nivel más alto, puede observar triciclos y bicicletas dañados, camas desbaratadas, colchones, llantas de carro (sabiendo que esa familia no posee automotor), sillas de ruedas y, para completar el paisaje arena de construcciones o remodelaciones que se va por las cañerías en cada aguacero, ladrillos, bloques, baldosas y tablas de diferentes tamaños. Invito a mis lectores a que observen las azoteas de su municipio para que comprueben si digo mentiras. Solamente en Medellín y alrededores no encontré acumulación en las azoteas… para eso tienen un cuarto que llaman EL CUARTO ÚTIL, lleno de trebejos inútiles.

Uno descubre la cantidad de objetos que ya no sirven en el momento de realizar un trasteo. Ropa que lleva años sin usar, zapatos, cobijas, tendidos de cama, juguetes de los hijos que ya son adultos y profesionales, periódicos y revistas, recibos y facturas que ya nada tienen que ver, gafas rotas, frascos y botellas raras que nunca se ubicaron en un lugar para que se vieran, maletines y maletas con cremalleras dañadas que se guardaron pensando en arreglarlos, marcos rotos de cuadros. Fotografías de recuerdos con personas que no recordamos quienes son… etc.

Cuando no tenemos carro pero nuestra casa tiene garaje, este es otro recinto apropiado para guardar trastos inútiles, como todos los que ya enumeré mas repuestos del auto que alguna vez tuvimos, herramientas oxidadas, balones desinflados, tarros con restos de pintura que ya está seca y no sirve para nada, botellas de disolvente, envases de limpiadores, detergentes, brilladores, aromatizantes, espejos rotos, trampas para ratón, jaulas de hámster del niño que ya es veterinario y juegos de mesa, la mesa de ping pon incluida, doblada y recostada contra una pared.

Tal vez algún lector pertenezca a esa clase de personas que tienen lo estrictamente necesario, que los hay los hay, pero en general noto un extraño placer en acumular chécheres o trastos inútiles o rebujos o como quieran llamarlos. Llevo tres trasteos en los últimos 15 años y, cada vez que lo hago, debo sacar a la basura o regalar una gran cantidad de objetos que son inútiles para mí pero veo que los recoge otro acumulador, no sé si compulsivo.

Edgar Tarazona Angel

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 237 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver