Identificarse Registrar

Identificarse

Reviso implacable el menú consumido
renuncio al postre y las bebidas dulces,
explota en mi vientre un oleaje sísmico
con sensaciones gaseosas y efervescentes.

La cena antes deliciosa y amena
cambia a desagradable y fea,
el movimiento de mi vientre se descubre,
la agonía de mi estado me delata.

Sale un estruendoso eructo anunciando el acto,
recibo el cien por ciento de las miradas,
y sin poder detener la hecatombe
dejo salir el caos de gases y podredumbre
ya al final de mí tubo digestivo.

Agradecido del alivio y superado el trance,
reconozco el incalculable valor de este órgano
que con su compasivo gesto de socorro
logró encauzar y salvar mí vida.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 322 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver