Identificarse Registrar

Identificarse

Y preparé la tierra con obcecado tiento,
las semillas cayeron, la esperanza crecía
como la magia grandiosa de aquel viejo cuento
olvidado y añejo en mi lejana infancia.
Entre las grietas, valientes, las rosas brotaron
no altivas, no gloriosas, no fecundas, no hermosas.

Ojos que, al verlas, de infinito dolor lloraron:
manchadas de lodo, pálidas...pero orgullosas.
Resistiendo silenciosas en el barro infértil.
Tan valiosa proeza se torna de pronto inútil
el suelo seco, vacío, estéril, casi sin vida.
Un grito contenido hace erupción en mi sino
no es solo el terreno infértil...¡es la fe perdida!.
La inmundicia que rompe la paz del camino.

Elena Ortiz Muñiz

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 299 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver