Identificarse Registrar

Identificarse

 

Querido hijo,

Hace un año

Marchaste para siempre

A ese mundo incógnito

De donde no se regresa.

Tu cuerpo físico ya no está con nosotros,

Tu espíritu nos acompaña

Cada día con los recuerdos

De tu hermosa sonrisa,

Tus ojitos sonrientes “apachurraos”

Y tu agradable presencia.

Cada día estás con nosotros

En cada rincón

En cada palabra

En cada recuerdo tierno.

No te fuiste para siempre hijo amado,

Aquí estás en nuestras vidas

Para siempre.

 

Edgar Tarazona Angel

 

 

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 113 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver