Identificarse Registrar

Identificarse

Hace un momento estuve a

punto de suicidarme,

me imagine diferentes escenarios,

como por ejemplo:

el ahorcarme con una soga en medio de la sala,

el tomar un filo y desangrarme,

el pegarme un tiro en la cien,

echarme al mar,

dejar abierto la bujía del tanque de gas,

tirarme de un puente,

 tomar alguna sustancia mortal,

chocar contra un auto que corre a gran velocidad.

Debía de elegir una en la que mi muerte fuera instantánea,

el dolor era lo de menos,

lo que real mente me importaba era la rapidez

con la que acabaría de una vez por todas con mi vida.

Entre todas las opciones,

la que más se acercaba

a las características que yo tenía en mente,

era volándome los sesos de un disparo.

Entonces recordé que tenía un amigo

que vivía a unos diez minutos de mi casa.

Se ganaba la vida robando y

asaltando a personas

por las calles de la ciudad apuntándoles con un arma,

una forma muy sucia de ganársela.

Pensé que no se molestaría

en prestármela un momento.

Tome una ducha,

me puse una de mis mejores prendas,

salí de mi habitación,

pase a un costado de mis hermanos,

cada uno de ellos entretenido en sus quehaceres,

puedo decir que ni se percataron de mi presencia,

era como un fantasma paseando por los pasillos de su

propia casa.

Seguí caminando rumbo a la salida,

dispuesto a todo.

Fue allí cuando me topé con aquella mujer,

de una edad ya avanzada,

su cabeza pintaba una que otra cana

sus manos y pies,

acumulaban pequeñas heridas y marcas

por trabajar todo el día

limpiando el desorden, que otros ocasionaban.

recostada en aquel sofá frente al televisor

 Me dijo: “¿A dónde vas? “

 “Voy a casa de Héctor, un amigo,

vive en la colonia que se encuentra detrás de la nuestra,

no tardare”, Le conteste yo un poco nervioso,

 “De acuerdo, no tardes mucho”, dijo ella.

 Hasta allí todo había marchado muy bien,

abrí la puerta,

y justo cuando acababa de dar el primer paso,

en ese momento se oyó aquella frase

que me puso aún más nervioso,

paralizo mi cuerpo por completo prácticamente,

por así decirlo.

“Te Amo hijo”

fue la frase que hizo que me olvidara

de lo que estaba dispuesto hacer en ese instante,

no supe que decir,

mis ojos se humedecieron,

por dentro sentía una gran rabia conmigo mismo.  

Solo podía empuñar mis manos

fuertemente,

pero no conseguía nada haciéndolo.

Me sentía un fracasado.

Me di la media vuelta

con la cabeza agachada,

no tenía el valor para verla a los ojos fijamente

 “Yo también mama”,

 fue lo único que conteste,

 ella me abrazo,

 y yo regrese a mi habitación.

Entonces la razón me recordó

que son muchas las opciones para darle fin a mi vida,

pero solo una la oportunidad de vivirla,

y el quitármela seria egoísta de mi parte

al existir mucha gente con alguna enfermedad sin cura,

de alguien que se encuentra en el hospital aferrándose

a la posibilidad de subsistir todavía,

el dolor de algunos por la pérdida de un ser querido,

cientos de personas que entregaron sus vidas

en guerras para defender a sus familias.

Personas que no tuvieron la oportunidad

de decidir entre vivir o morir,

o la forma en que iban a hacerlo.

Y yo aquí,

como un idiota,

queriendo acabar con lo que muchos de ellos

desearían poder tener aun.

De alguna u otra forma

sentí que les había ofendido.

La vida puede ser sádica,

puede tratarte como a una perra,

pero de ti depende,

si decides escapar de la correa

o seguir siendo su perra.

Incluso puede llegar a ser una historia sin sentido,

pero no tiene ningún sentido

el  tratar de buscarle uno,

el hacer eso, no es más que tiempo perdido,

pensar en los motivos por los que las plantas

de tus pies pisan esta tierra,

no es más que una pérdida de tiempo.

Tener el valor para asumir la realidad

puede doler algunas veces.

Los humanos estamos acostumbrados

a aceptar una mentira

por temor a la angustia

que puede provocar una verdad.

Por eso el primer paso para entender a la vida

es aceptándola.

Nuestra existencia

tan solo es un pequeño grano de arena

a la orilla del mar,

que en cualquier momento

puede ser arrebatado por el aire.

Hay que saberla aprovechar

a pesar de las constantes trabas que se te presenten.  

Puede que abunden los malos momentos

comparado a los buenos,

pero si sabes aprovechar

los pocos momentos buenos que te regala,

los malos pasaran a ser no más que lecciones,

de las cuales pueden nacer buenos consejos.

Buscar la manera

de que tu mente expele toda esa mierda

que mata lo poco bueno que hay en ti

puede ser difícil.

Pero el hecho de que sea difícil,

no significa que no sea posible.

La mía es esta,

escribiendo,

no hay otra,

solo aquí me siento seguro y me desahogo,

solo escribiendo siento nuevamente

la emoción de vivir.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 845 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver