Identificarse Registrar

Identificarse

No, podría decir que me siento orgulloso de mi primera pea, aquel día que aun siendo muy joven, fingí que me iba a trabajar y me reuní, con unos conocidos en plaza de mi pueblo y me fui, a una fiesta de un caserío llamado las Campechanas, esa noche hicimos una colecta en el grupo y compramos licor de anís el mono borrachín, yo inexperto en lo que se refiere a la bebida, tomaba indiscriminadamente fuertes tragos a pico de botella y como era dulce, y bien frío, ¡a cosa pá buena!.

   Al cabo de un corto tiempo, bien animoso, hasta bailarín de todo tipo de música, bailaba, salsa, break dance y todas las que el DJ en sus cajones de disco de acetato y vinilo, se dispusiere a tocar y mezclar.

   De repente, todo se puso difuso en mi cabeza. Bum, el licor de anís hizo su gran efecto y más de una vez perdí el conocimiento, recuerdo que me senté en el piso, cerca de un patio que daba al club   y toda la cena la regué en los zapatos de una joven, que se me acerco y curiosa que preguntaba que me pasaba. Qué reguero de guácatela, ha, ha, ha.

   Qué momento más históricamente horrible, me quedo grabado, en las células de mi cuerpo, que cada vez que olía ese licor del diablo, y después de un año, si lo olía, me repugnaba. ! Uf!

  Al día siguiente, sentía que la cabeza me iba a explotar, me provocaba quitármela, ponerme otra o lanzársela a otro para aliviarme el dolor.  

   Creo, que de sopita, en sopita, me alivio el dolor. Qué cosas, pasan en la vida que nos hacen ganar, buenas o malas experiencias, y aun así, repetimos el mismo error, una y otra vez, en varias ocasiones. Como cuando en unos quince años de una prima, tomando Coca-Cola con Ron y limón, todo aquello del pasado se repitió. Bah, que puedo decir en algunas frases.

   ¡Si no le gusta que lo quemen, no se acerque al aguardiente! Y para ese tipo de ratón no hay gato que valga.

RAR.2022  

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 237 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver