Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

"Era una noche bochornosa, una noche más en aquel ardiente y asfixiante desierto. El grupo se alistaba. Era el día decisivo. Aquél en que cambiarían los papeles."

"El calor agobiaba. Poco a poco, y uno por uno, fuimos saliendo los miembros del grupo revolucionario"

"Del interior de una cueva sacamos nuestras armas y, en silencio, comenzamos a avanzar hacia la aldea que nos había visto crecer, y que ahora nos vería como sus hijos pródigos, luchando por tan ansiada libertad. Libertad que el pueblo necesitaba desde que aquel despótico y cruel militar había subido al poder. Era el momento de saldar cuentas con esos asesinos y demostrarles que preferíamos morir de pie antes que vivir arrodillados ante su régimen."

"Recogimos todas las tiendas, repasamos por última vez el trabajo que debía hacer cada uno de nosotros y por último elevamos una pequeña plegaria en honor a todos aquellos compañeros que habían caído con la mano empuñada, gritando libertad. Sabíamos que estabamos arriesgando todo y que después de ésto, no habría una segunda oportunidad."

"Nos pusimos en marcha poco antes de medianoche. Conocíamos bien el camino, incluso sin antorchas. La única luz que nos guiaba era el brillo titilante de las estrellas."

"Una vez divisamos la aldea, nos dividimos como habíamos acordado. De forma instantánea debíamos ingresar en el poblado, pasar desapercibidos en el gran festín que se había organizado esa noche, y una vez dentro alcanzar nuestro mayor objetivo: matar al viejo dictador, a su hijo primogénito y su prometida."

"Eramos aproximadamente cuarenta personas las que veníamos a llevar a cabo esta honorífica misión. Nos alistamos de la forma prevista y esperamos el gran momento : el dictador presidiría el matrimonio de su hijo y después, con gran solemnidad, entregaría el báculo de poder a su primogénito, como muestra de que sería el nuevo gobernante."

"Mientras tanto, cada punto estratégico fue cubierto por uno de nosotros. Sabíamos que pocos íbamos a sobrevivir, pero que el pueblo, al ver morir a su dictador con su hijo, despertaría de ese letargo en el que se encontraba desde hacía tiempo atrás."

"El calor humano nos invadía cada vez más. Y el momento se acercaba poco a poco. Con un gran despliegue de luces de colores comenzó el acto de matrimonio. Los tiradores estaban en posición. La gente, excitada, no hacía sino gritar eufóricamente. Y en el altar estaban ellos. Los tres objetivos que veníamos a destruir."

"El matrimonio se llevó a cabo sin sobresaltos. Los segundos pasaban; el sudor bajaba suavemente por nuestras frentes. Cada vez faltaba menos."


"Y el Momento llegó. El dictador, haciendo un gran esfuerzo para levantarse de su trono, caminó hacia su primogénito, llevando en su mano derecha una hoja de papel escrita y, en su mano izquierda, el báculo de poder. El padre abrazó a su hijo. Los tiradores apuntaban. Su hijo, con ambiciosos ojos, recibió el báculo de poder. El dedo sudoroso acariciaba el gatillo."

"De repente, hubo oscuridad. Se escucharon disparos. Sentí como un proyectil atravesaba mi pierna derecha. Un dolor que fue desde el centro de mi muslo hasta la punta de mi alma."

Grupos

Están en línea

Hay 330 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver