Identificarse Registrar

Identificarse

 

Seguramente en este cuento muchas mujeres de 30 y poco se verán identificadas; es la época en que te das cuenta que estás "envejeciendo" que si no tenés nada concreto y no estás haciendo lo que realmente te gusta, no  tenés mucho tiempo que perder porque el tiempo corre.... máxime sino tienes un hijo o un buen trabajo que te llene , la ventaja de ésta edad es que sos más consciente de todo, y probablemente ya te diste cuenta que nadie tiene la culpa de lo que te pasa sino tú misma.... espero que les guste!!

 

 

De repente me vi una vez más en una nueva entrevista de trabajo a mis 35 años; se supone que una mujer medianamente inteligente como es mi caso ya debería tener algo seguro y redituable que me brindara seguridad económica emocional y todo lo demás, pero ¡no! Ahí estaba yo en la salita de espera de mi (ojala) próximo trabajo castigándome con estos pensamientos cuando veo venir (supongo) a la de recursos humanos. Señorita o Señora buenas tardes, ¿viene por la entrevista? La mire como diciendo, no, estoy acá para preguntar por el baño, inmediatamente cambie el gesto y poniendo mi cara de me voy a hacer la simpática le digo si así es; me dice pase por acá por favor; ella pasó delante mío y yo la miraba mientras pensaba, y ¿ésta es la de recursos? Tiene menos pinta de Licenciada que yo e inmediatamente me acordaba de todos los cursos de superación a los que he  estado yendo los últimos años de mi vida en donde una de las premisas  es no criticar  entonces desvié la atención para otro lado, pero claro, igual no podía dejar de pensar en la cara de boluda de la mina.

Llegamos a la oficina y me preguntó acerca de mis anteriores trabajos y porque había cesado en ellos; le contesté que porque me pedían que me trasladara a vivir a otra ciudad no le iba a decir que mande al diablo a mi jefe por machista e injusto ¿no? Y no le iba a decir que le metí demanda y le gané porque son tan perseguidos que pensarán que una hace de eso un deporte, o sea no lo ven como un caso fortuito, una vez más me acordaba de  los cursos donde dicen que las mentiras tarde o temprano se descubren, rezaba para que se descubriera al menos un  tiempo prudente luego de demostrar mi eficiencia en el puesto o cuando ya esté tan involucrada que no puedan prescindir de mi, aunque es sabido que nadie es imprescindible, señorita usted está legalmente en el país? No, estoy indocumentada boluda!, claro, si, tengo todos mis papeles en regla, mi esposo y mi hija son mexicanos, ah que bien, entonces no tienes problema de trabajar aquí en México, confirmé mi primera impresión acerca de ella una vez más.

Ahora tendrás una entrevista con la persona que será tu jefa inmediata; siempre preferí que mis jefes fueran hombres, cada vez que hay una mujer generalmente la competencia es inevitable, digamos que me puse un poco nerviosa de saber con que me iba a encontrar, me dije Andreita ahora si a aplicar todo lo aprendido, fuerza el puesto es tuyo, ¿será linda? Debe ser insoportable, no , porque pienso eso? que ni la conozco, estoy suponiendo y capaz la tipa es una fenómena, que prejuiciosa!, otra vez me vi caminando por los pasillo con la de recursos que me venía preguntando que hacía aquí en México que como había llegado , pensé lo único que falta es que me pregunte si vine en ómnibus, lo que pasa es que conocí a mi esposo en España, en España que gracioso me dice,  si y  allí comenzó nuestra historia de amor que es un poco larga, como diciendo no me preguntes porque me embola contestar siempre lo mismo pero no captó, a si? Y como fue?, o sea, le hablé a la pared, pero bueno es la de recursos, no me queda otra que contarle toda la peripecia de mi venida a México, y mi hija también nació acá así que como quien dice ya soy Mexicana por elección, que bueno y te gusta vivir aquí, no extrañas? Esos pasillos no terminaban más, si un poco extraño pero cada año trata de venir algún familiar entonces se me hace más leve; llegamos, bueno mucho gusto, te dejo con la Licenciada Lilián, ella te va a decir bien cual sería tu tarea en el caso de que te quedes con nosotros, cualquier cosa estoy a las órdenes, al final me cayó simpática la boluda.

Así que eres de Uruguay, me dice la licenciada,  ¿de Asunción?, me dijo con cara de yo ya se donde queda Paraguay   , de Montevideo le dije tratando de que no suene pedante, es en Uruguay, pero no te preocupes casi todo el mundo (los ignorantes) confunden Paraguay con Uruguay.

Entonces tienes 35 años, esposo e hija mexicanos, mientras no dejaba de leer el currículo y como te ves en el área de relaciones públicas, ¿como crees que te desempeñes? Me encanta trabajar con gente, me gusta el movimiento, hablar con las personas, estoy segura de que puedo con el puesto, dije tratando de no sonar muy exagerada, aunque nunca sabes como hablar no sea cosa que suenes insegura, en fin lo dije como me salió.

Mira que aquí hay mucho trabajo y muchas quejas, como te ves resolviendo quejas; ¡hay las quejas me encantan! ¡Pero hay que ser! ¿Yo que se como me veo?, no es algo que digas guauuu voy a resolver quejas que gratificante pero trato de solucionar los problemas. A todo esto me miraba de arriba abajo, observaba mis manos mi pelo que dicho sea de paso lo tenía arreglado pero las raíces ya empezaban a asomarse o sea mis canas gritaban despacito aquí estamos, tampoco se le escaparon mis pies (¡Ay! mis uñas no me las arreglé a ver si cruzo las piernas no me las ve)  , los zapatos, mis pantalones, todo!, claro es una empresa súper jai y quieren alguien igual, quién te ha visto y quién te ve  suerte que soy guerita y extranjera  entonces con eso ya tengo el cincuenta por ciento asegurado el puesto aún así  mi inseguridad estaba a flor de piel, mi  cabeza no paraba de pensar y de imaginarme lo que ella estaba tratando de ver en mi.; que sería? Trataba de mirarla a los ojos recordando todo lo leído en “entérate de que es lo primero que un empleador se fija en un candidato” titulo del último artículo de una de esas revista para treintonas como yo; mi manos puestas estratégicamente, no me movía mucho en la silla, espalda derecha, mis comentarios claros y concisos, no daré mas información de la que me solicitan, destacaré mis fortalezas etc. Y de ti ¿que me puedes decir? Dime cuales son tus virtudes principales me dice Lilián ; bueno que te puedo decir, es fácil hablar de lo bueno de uno, en ese momento no sabía ni que decir, tenía algo bueno yo?, otra vez a aplicar lo de los cursos!, claro que tenía ; bueno soy puntal (mmmm) organizada ( mi última  agenda empieza en la f porque las hojas anteriores las arranque anotando no se que cosas) , tenaz ( por no decir terca y testaruda) y  muy responsable (el muy estaba completamente de más), mientras terminaba la pequeña lista de virtudes rezaba para que no me preguntara los defectos, por suerte no lo hizo. Bueno Andrea, ¿algo más que quieras agregar?, no, solamente que me encantaría poder trabajar en una empresa tan importante como esta, esta vez la que sonaba boluda era yo.  La licenciada me saludó diciendo que ellas me llamaban, esa frase la conozco pensé, bueno a seguir buscando, ni modo, encima cuando salí había una rubiecita esperando, esa si era jai, no como yo que estaba producida, dije acá perdí como en la guerra, esta tiene pinta de fina enserio, bueno que sea lo que sea y me fui.

 Al otro día mientras le contaba todo esto a una amiga mientras tomábamos un cafecito  me llama la de recursos humanos para decirme que el director general me quería conocer que si podía el jueves a las 6 de la tarde , le dije claro que si allí estaré y muchas gracias!, de inmediato pensé vamos arriba sigo en carrera! ya pasé dos filtros, éste era el último paso, parece que el tipo decidía; le pido ropa a Mariza, ella si tiene ropa súper fina, bueno yo también pero me tenía aburrida, esa necesidad de portar algo nuevo o aunque sea diferente. Quedó en pasar a dejármela a casa en la noche, bastantes modelitos le habría dicho a Mariza que tengo que impresionar por favor.

Finalmente 3 blusas no me quedaron una si y me la puse aunque la sentía un poco apretada, Che Mariza ¿esa rayadita negra no es muy escotada? Claro a ella le encanta el escote yo soy un poquito mas recatada, aburrida diría una amiga; el conjunto quedaba súper, mi manera de medir que tal estoy es saliendo a la calle y ver la reacción del sexo opuesto, cuando salí nadie parecía deslumbrado, bueno le erré con la vestimenta, no importa con mi personalidad impacto, pero anda! quien te crees que sos nena?, me subo al taxi y en el camino pienso que realmente me queda apretada esa blusa pero que aún así no tengo pinta de atorranta.

¿Como será el director?  Ojala sea buena gente, si es un viejo baboso no me lo aguanto y más así vestida; me bajé del taxi un poco incómoda pero no me quedaba otra, ya estaba allí; voy con la de recursos y me lleva a la sala de juntas de la dirección; espero sentada y nerviosa, buscando la pose que me de más seguridad, ¡pero hacía un frío! vuelvo a los cursos, ¡Andrea! Todos somos todo, el tipo tiene que tener su punto débil nadie es más que nadie por más que gane millones y esté sentado en la mesa de Director, se abre la puerta y entra un veterano con cara agradable por lo menos; me saluda, yo con las manos heladas entre los nervios y el frío, me dice tiene frío, lo mire como diciendo ¿me estás cargando? , le digo muy delicadamente un poquito, muy piola apagó el aire. Bueno así que no eres Mexicana, y que haces por aquí , otra vez a explicar todo, a que bien y entonces ya trabajaste de esto mismo en tu país, eso es una ventaja mientras reojeaba el currículo y a mi; me miraba raro, no lograba distinguir si era lascivamente o profesionalmente , me dice que tiene dos posibilidades el puesto, que si me siento capacitada también para el área comercial , le digo si para cualquiera de los dos puestos, luego pasó a preguntas mas personales, cuantos hermanos tienes, que hacen tus padres , tu esposo quien es? ( muy normal preguntar eso entre las clases acomodadas, para saber si estás con alguien de la sociedad y además se piensan generalmente que como soy extranjera mi marido es jugador de fútbol )  mi esposo se llama Luis Rodríguez y es ingeniero industrial tomá pa vos, ahh ok me contesta tratando de buscar mentalmente algún Rodríguez con dinero  dentro de sus conocidos , seguramente iba a buscar sin éxito ; me pregunta si ya podría empezar , le digo que en cualquier momento, todo esto sin dejar de mirarme fijamente, ya me estaba poniendo un poco incómoda, repito que quizás eran cosas mías pero había un dejo de lujuria en su mirada, todo esto gracias al a blusa de Mariza y su escote que aunque le puse un alfiler de gancho  se notaba que el modelito era provocativo.

Terminamos hablando de todo un poco, el señor me simpatiza pensé, es ubicado y sencillo, cuando me retiraba me dice la acompaño, me pareció amable el gesto, nos despedimos formalmente y quedo en que se comunicaba conmigo para decirme que era lo que habían decidido, me fui con la impresión de haberle agradado, pero quien sabe.

Me extrañó que al otro día  a las 9 de la mañana reciba un llamado de mi amiga de recursos humanos; Andrea ¿podrías venir a una reunión por última vez a las 9 de la noche en la sala de juntas? ¿A las 9 de la noche?  le repito, si si , lo que pasa es que el director tiene el día completo y nada más podría a esa hora, si claro no hay problema, por las dudas no me voy a ir escotada, pero que mal pensada che!

Llegué a las 8.45 de la noche y estaba todo medio vacío, no había casi gente , se me hizo raro pero bueno trabajo es trabajo; camine por los pasillos a media luz que me llevaban a la sala de juntas, todo oscuro , habré entendido bien?, llegué al lugar y golpee la puerta, adelante adelante , reconocí la voz de la de recursos y cual fue mi sorpresa al entrar ver al Director de espaldas en la cabecera de la mesa, una botella de champagne con 3 copas y la de recursos con un peinado medio salvaje y la camisa del uniforme un poco escotada de mas, sus ojos  tenían otra expresión , estaba pintada? ¿Medias caladas con el uniforme?  Parecía drogada, pasa Andrea siéntate por favor, la imagen de la de recursos era completamente diferente, ¿sería una hermana gemela?  El director continuaba de espaldas, me senté un poco ansiosa y desconcertada; bueno me dice el director dándose la vuelta, espero que entiendas esta última parte de la entrevista, es vital pasarla para ocupar el puesto, yo pensé, esto es joda , no tenía idea de lo que me esperaba, pero sospechaba que no era algo muy normal, se da vuelta el director, también estaba despeinado, claro éstos dos andan juntos, es obvio, otra vez suponiendo, pero también como para no suponer!, esa mirada? Parece poseído pensé, mi cara se ve que estaba desencajada porque la de recursos se medio reía, mira la boludita! , mis ojos mas abiertos que nunca y mi respiración un poco acelerada me deschavaban, por fin me dice el señor director con la ex cara amable ahora con cara de degenerado, Andreita (¿Andreita? ¿Pero quien te dio confianza?) No creas que estas aquí por su currículo, en realidad yo tengo una empresa paralela y me dedico a hacer películas porno, así nomás me la largo el veterano, si,  porno pero no te asustes por favor, aún sigo siendo el director de ésta gran compañía y Viviana (la de recursos) es mi mano derecha, decía esto mientras le daba una palmadita en la cola, ¡¡¡pero mira la de recursos!!! Te veo un poco incómoda, noooo si estoy re tranquila!, yo sabía que esa mirada del viejo no era normal!, porque no confié en mi intuición??, ya me disponía a decirle que se equivocaron de persona cuando me dice, te vamos a pagar lo que nunca en tu vida   y la película se pasaría nada mas en Europa , esto bajo contrato claro está, es que necesitábamos a una mujer rubia con pinta de secretaria y que tuviera buena delantera , yo sabía que la blusita me iba a traer problemas, que me pasa que no me fui? ¿Acaso estoy considerando filmar una película porno? está bien que necesito algo redituable pero esa no era la idea que tenía en mente, veo que Viviana comienza a descorchar el champagne y el director me acercaba un contrato, yo no podía hablar, ¿pero que me pasa?, de repente me quedé sin habla y no podía moverme,  escuchaba el sonido de un celular que no paraba,   ¡era una alarma!, era ¡La alarma!  Eran las 6 de la mañana  y me despertaba en mi cama como todos los días, ¡si! ¡Era un sueño! ¡Claro! Nada era real, que susto, me metí en la bañera y me reí de lo que puede causar el stress  de  comenzar en un nuevo empleo.

Finalmente me contrataron, ese día en la tarde fui a la empresa y me recibió “Viviana”, lo primero que hice fue ver si tenía medias caladas, no, bueno que suerte, no pude evitar reírme, disimulé con un falso estornudo aunque creo que Vivi se dio cuenta de que algo me causo gracia.

Por las dudas la blusita de Mariza no me la puse más, me fui bien tapadita y por las dudas le comente a la de recursos que las luces fuertes me daban alergia, me miro con cara de que qué le importaba eso a ella, en fin por la dudas nunca se sabe, además necesitaba un buen final para mi cuento.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 239 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver