Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

En cuanto la vi la reconocí. Era ella.  Estaba sentada en un rincón del viejo vagón del ferrocarril en el que yo viajaba. Parecía distraída,


absorta en sus propios pensamientos;  ausente del mundo mismo.


De pronto y por fracciones de segundos, su mirada se cruzó con la mía la cuál esquivó rápidamente.  Supe en ese instante  que  sabia  que  yo  la  había reconocido.


Dude  unos minutos antes de actuar; me incorporé y avancé hacia ella; estaba dispuesto a enfrentarla finalmente.


Ella pareció darse cuenta de mis acciones pero no se inmutó; podría decirse que parecía resignada a su suerte.


Me paré frente a ella y la observé atentamente; era una bella mujer; de rasgos


suaves y clásicos; de unos 30 años; su figura emanaba pulcritud, elegancia y clase. Giró su cabeza hacia mi y fijó sus ojos en los míos; por momentos, debo confesar, que sentí escalofríos.


--Eres tú finalmente  --exclamé sorprendido de mi propia voz--.


Su mirada fue gélida pero creo que a la vez triste.


--¿ estás seguro de no equivocarte de persona ? –preguntó segura de sí misma-


--hace mucho tiempo que te busco...no puedo equivocarme.

 

Ella bajó su mirada y me señaló el asiento frente a ella


--pues si estás tan seguro, siéntate.


Tomé asiento sin poder aún dejar de mirarla fijamente; ella parecía no prestar mucho interés al encuentro; muy por el contrario su rostro denotaba hastío, cansancio y obviamente fastidio por ello.


--¿cómo me ves físicamente ?—preguntó con su mirada clavada en mi—


--eres una bella mujer y...


---ah... –me cortó haciendo un mohín de fastidio y resignación—supuse que  eras uno de esos que me desean.


Me quede callado; no supe que decir.


Pasaron minutos de silencio que fueron interminables, hasta que por fin ella retomó la conversación.


--y supongo que le dirás a todos que me has encontrado –exclamó molesta.


--si tu no lo deseas no lo haré...pero  –me atreví a decir osadamente—  yo te


   necesito.


--si, si, ...  –repitió cansada— todos me necesitan pero "cuándo quieren"...


--no te entiendo –la interrumpí--  ¿acaso no es ese tu trabajo?


 Por primera vez noté una mirada distinta de las anteriores: era más que tristeza, era una amalgama de sentimientos rebosantes de frustración, desdicha, soledad...


--sí  –respondió cansada--   es mi trabajo :  soy la muerte.


 Luego calló por unos segundos. Yo la miré sin poder entender aún que le sucedía.


La buscaba desde hacia años , cuando me detectaron una enfermedad neurológica que me iría destruyendo paulatinamente los centros nerviosos, comenzando por la periferia y terminando por el cerebro en cuestión de años, aunque no sabían cuántos. No tenia cura, ni remedios que calmaran totalmente el dolor –que iría en progresivo aumento.  Era cuestión de esperar a morir en la peor de las agonías...por eso había querido suicidarme; pero cuando lo intenté, no pude. Intenté matarme de todas las formas posibles pero ninguna era efectiva: las balas perforaban pero las heridas cicatrizaban; las píldoras para dormir no tenían efecto; la cuerda de la cual colgaba para matarme, no apretaba lo suficiente para asfixiarme; en fin, nada servia.


Hasta que me enteré de lo que sucedía : la muerte había desaparecido.


Nadie sabia donde estaba. Había algunos que cantaban alegres porque no morirían, otros agradecían a Dios esta desaparición, otros podían dormir tranquilos...pero había un grupo –entre los que me incluía—que deseábamos morir, ya que si bien no existía muerte, el sufrimiento seguía actuando pero sin llegar a matarnos; ¿de qué servia sufrir eternamente?.


Entonces nos organizamos; aquellos que deseábamos encontrarla, nos propusimos realizar una búsqueda sistemática y planificada; aquel que la encontrase debía avisar a los demás fuese donde fuese.


Obviamente tuvimos trabas increíbles de aquellos que no deseaban que ella fuese encontrada: nos insultaron, nos tildaron de egoístas; nos echaron a la cara que por algo nos habíamos merecido padecer esas enfermedades terminales; nos recordaron  que debíamos buscar el bien de la mayoría y no el de la minoría, como en toda sociedad  democrática; en fin, el único consuelo fue que no podían matarnos, pero sí apresarnos eternamente. Por eso el grupo que habíamos formado hubo de aislarse de los demás y organizar todo metódicamente. Y heme aquí...habiéndola finalmente encontrado.


 La muerte me habló sacándome de mi profunda reflexión.


--bien  --dijo-- ¿qué pretendes ahora que me encontraste?


--bueno  --no sabia que decir ni cómo hacerlo— no sé, supongo que volverás a tu trabajo habitual ¿no ?


Sonrió amargamente.


--dame una razón por la cuál deba hacerlo –me dijo


--no te entiendo  —dudé--   ¿es que no existe nadie que mande sobre ti?  ¿no tienes reemplazantes que cumplan tu misión si tu no quieres hacerla? ¿no te manda Dios y tu obedeces?


--bueno, bueno  –sonrió aún mas— de pronto has hablado demasiado.


 Callé. Debo decir que aunque la desease y fuese su figura la de una bella mujer,


aún así le tenia miedo, no respeto real, sino el respeto que genera el miedo.


--Dios ó como quieras llamarle tu, es quien me manda, es verdad. Pero también es verdad que tengo albedrío, aunque debo reconocer que no mucho, sino debería tener reemplazante  –burlándose de si misma—  pero ya ves, puedo rebelarme; puedo decidir no acatar órdenes, puedo decidir "vivir" aunque suene irónico.


--¿ vivir ?  ¿cómo puede la muerte vivir?


--oh mortal, insignificante mortal  –se mofó molestándome bastante eso—  los términos Vida y Muerte sólo existen para ti y los tuyos ; yo no tengo tiempo, ni espacio, no tengo edad, ni lugar, no fui y seré;  yo soy ahora. ¿entiendes?, soy eterna, mi trabajo es eterno...y he decidido dejar de hacerlo.


--pero...¿por qué ? Si tu no tienes vida...no puedes aburrirte, ni sentir nada...


--es verdad; pero te equivocas en algo...


Me miró sin pedantería ni soberbia.


--te contaré ¿qué puedo perder desahogándome con un mortal que tanto me ha buscado, verdad?


Inclinó su mirada y pareció entrar en una especie de trance profundo; como si se esforzase en demasía comenzó su relato.


--no recuerdo haber tenido un comienzo en este trabajo, como te dije, no tengo principio ni fin; pero bien, recuerdo que en antiguos tiempos realizaba mi trabajo sin incomodidad alguna, pero luego cada vez que debía llevar a alguien, éste se horrorizaba al verme, gritaba, sufría por tener que venir conmigo...sólo muy pero muy pocos me recibían con alegría, porque aún hasta los que como tu decían desearme –me miró por unos segundos y sentí escalofríos--  se arrepentían a último momento e imploraban que los deje quedarse con agonía y todo.


Cada vez que sentía el rechazo, el horror, el desagrado a mi persona, me preguntaba el por qué, ya que no entendía porque los mortales no aceptaban algo que era lógico en sus vidas y que al fin de cuentas era el sino que tenían desde su nacimiento; llegué a preguntarme tanto esto que hubo un instante en que no me hacia mella alguna escuchar ruegos o gritos de horror;  hacia mi trabajo y ya...hasta que...   —su voz pareció entrecortarse—  no pude precisar si los humanos me habían contagiado este sentimiento o no, pero debo reconocer que llegue a sentir un vacío en mi, algo que crecía, una nada que me absorbía todo y que no podía detener; entonces decidí dejar de hacer lo que hacia; no podía vivir ni morir, por lo tanto me dediqué a contemplar; observar el aquí y el ahora y ...—diciendo con voz entrecortada--  a escapar eternamente de los que como tu me buscaban, puesto que los que están felices por mi abandono no me reconocen porque me han sacado de sus vidas, pero, lamentablemente  los que son como tú se dan cuenta de quien soy en cuanto me ven...

Están en línea

Hay 303 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver