Identificarse Registrar

Identificarse

 

                                                       

 

     Eran casi las cuatro de la mañana y venia entrado a mi casa, saco las llaves abro la puerta y no alcanzo a encender la luz cuando por el reflejo de la luna que se adentra por la ventana distingo una silueta, quien es? pregunte. Acércate y conversamos. Era una voz temblorosa y triste quien me invitaba a quedarme en mi propia casa. Era la voz de un viejo.

 

     Tenemos mucho de que hablar, además esta es la mejor hora para hacerlo, quiero contarte algunas vivencias y como estamos solos podremos hacerlo sin interrupción. Me dijo el viejo....Esta bien pero.....No, deja la luz descansar que ya pronto amanecerá.

 

     Fueron pasando los minutos y el viejo y yo estábamos con mas confianza sumidos en una muy entretenida charla, mientras me servia un trago el viejo me hablaba de su niñez, de su infancia, del amor y respeto que hubo en su familia de los amigos que siempre tuvo malos, buenos, como el bien dijo “amigo no es aquel que te da la mano, es quien te la recibe”. Tuvo muchísimos amigos gente de todo tipo, con diferentes mundos y vivencias pero con todos compartió, con todos aprendió y a algunos enseño.

 

    El viejo seguía hablando, hablaba de muchas cosas a la vez y en algunos momentos no era muy fácil de entender, de pronto se detuvo y dijo....Ah! y mi primera vez, mi primera experiencia, mi primer contacto con lo que por muchos años se convirtió en mi delirio en mi pasión, lo que por el transcurrir de la vida te maneja como quiera, hace de ti lo que quiera como quiera y cuando quiera, lo que muchas veces te hace pensar pero otras ni pensar quisieras, lo que te hace actuar a veces racional pero a veces como todo un animal, lo que te causa problemas pero también muchas pero muchas veces te los evita. La mujer!

 

   Mi primera experiencia....Continua, no esta muy claro en mi memoria a que edad la encontré. Era la hermana de uno de mis tantos amigos, bastante mayor, quisiera describírtela muy bien pero realmente lo que me puedo acordar a esta edad es que era fascinante, siempre llegaba en el momento justo en la mitad de una conversación o en una sesión de estudio o en cualquier momento. Un día mi amigo salio a comprar no se que mientras estábamos en la casa y me quede conversando con ella, fueron realmente pocos minutos los que compartimos, yo la veía muy lejana, por su edad y claro por mi nada de experiencia, pero siempre llegaba y de algo hablaba, pasaron los días y las visitas a la casa de mi amigo se volvían más frecuentes. Después de esa pasaron muchas tardes en que yo llegaba a esperar a mi amigo, mientras el estaba con su padre yo descubría y descubría, además aprendía y gozaba... el viejo decía...

 

    Un trago más y el viejo seguía ahí, mirando por la ventana y hablándome. Después de esto algo cambio en mí, decía. Ahora me sentía mas seguro hablando con las amigas, con las niñas del colegio, ahora ya me sentía todo un hombre, ahora ya hablaba. Fui creciendo y en ese proceso hubo muchas aventurillas agradables con niñas ingenuas y otras no tanto.

 

    Los años fueron pasando y la vida cambiando, del ingenuo muchacho que aquel día se quedo pasmado, sin palabras, solo queda un grato recuerdo. Ahora, ya convertido en todo un hombre, vinieron las experiencias mayores, estudio, trabajo, dedicación y honestidad fueron el lema de este viejo que ahora está aquí hablándote, que ahora quiere hacerte énfasis en esos cuatro pilares de la vida porque gracias a ellos he logrado mantenerme en una buena posición como persona, gracias al ejemplo inculcado por mis padres y por las personas con quien tuve la suerte de adquirir educación. Tengo que nombrarte a mis padres, dos personas ejemplares con principios y cualidades intachables, personas sencillas, trabajadoras y dedicadas a su familia, las cuales aunque muchas veces estuvieron en la adversidad supieron sobreponerse a esta y salieron adelante juntos. Personas a las que no tengo como retribuirles tanto corazón y tanta vida que en mi depositaron. Recuerdo muy bien que mi padre decía: No sigas nuestro ejemplo, sigue el ejemplo de tus abuelos que llevan mucho mas camino recorrido, que han pasado por épocas mas difíciles, que han tenido que ir y venir, que sacaron adelante a sus hijos y su hogar con amor y esmero y que murieron estando juntos con casi un centenar de años encima. Sigue ese ejemplo y triunfaras. Sigue el ejemplo de la dedicación a la familia, al hogar y a todas las cosas que decidas hacer en tu vida, cultiva siempre la honestidad, estudia bien cada paso que vayas a dar, trabaja con tenacidad y dedicación y así lograras tus metas, llegaras y lograras ser un ejemplo para tus hijos y para la sociedad en la que vivas.

 

      La conversación se ponía trascendental y el viejo con su voz temblorosa y triste seguía, como queriendo rendir cuentas, hablaba como si fuera su última declaración, como si sintiera que la llama se estuviera apagando, como si se estuviera justificando seguía..., hablaba y otras veces solo reía.

 

     El trabajo ..dijo... El trabajo es de lo mejor que me ha brindado la vida porque gracias a el he obtenido lo que realmente he querido, he podido adquirir la experiencia necesaria para luchar y para salir adelante, he podido brindarle a mis seres queridos seguridad, siempre lo he realizado con amor y esmero. Gracias a el he conocido mundo y he escalado peldaño tras peldaño hasta lograr la muy buena posición como persona que hoy tengo en la vida. Empecé como todo buen hombre suele empezar, desde antes de lograr mis estudios ya estaba dedicado a trabajar en algo, me acuerdo muy bien.. dice...hace muchos años, cuando otros jóvenes de mi edad estaban dedicados a ir a clubes sociales a jugar tenis, golf o algo parecido, me iba de casa en casa en mi vecindario ofreciendo mis servicios para lavar carros, dedicaba mis fines de semana a esta labor hasta que logre reunir dinero para comprar mi primer balón, ese fue el mejor balón que existía en el mundo, llegaba orgulloso a todos los parques a retar a los muchachos a jugar con mi balón. Paso el tiempo y fui logrando cada vez mas cosas, fui alcanzando metas y superando etapas hasta convertirme en un empresario modelo, hasta llegar casi a sentir el cielo con las manos, todo fue con entusiasmo, con mucha dedicación, honestidad y esfuerzo, por eso hoy me atrevo a decirte que todos los sueños y metas que te traces en la vida son posibles si pones en practica los cuatro pilares con los cuales he tratado de vivir toda esta larga existencia. Dijo..

 

    Podría nombrarte cada uno de mis logros pero con lo bien que te conozco y se de tu paciencia prefiero que ese otro trago te lo tomes con el sabor de otro tema ...exclamo...Por ejemplo podría contarte cuanto he disfrutado y cuanto me gusta la naturaleza, podría decirte cuantas horas de vida disfrute al lomo de un buen caballo admirando paisajes y disfrutando de ese olor, de la calma que en ella puedes encontrar, de ese colorido inmenso y de su voz, la que siempre me hablo y me dio consejos, cuando tenia alguna pena o algo difícil por realizar, me internaba en ella y le hablaba como habla el poeta cuando su musa llega, Oh! hermosa y frágil naturaleza, cuanto te extraño!... Dijo.

 

     Y diciendo estas palabras con ese tono melancólico, el viejo se dejo caer en su silla como queriendo retomar el aire, el silencio por unos instantes me transporto a su vida y sus vivencias y pensé, de este viejo aprenderé.

 

    Amanecía, estaba postrado en mi silla esperando a que el viejo retomara la conversación pero cuando reaccione, lo vi pálido, con su mirada en el horizonte perdida, como si estuviera recordando cada instante de su vida, como si disfrutara cada momento de su existencia y de su ser. Quieres seguir contando? Pregunté...No hubo respuesta, por unos minutos espere, mirándolo fijamente me quede, esperando que siguiera su historia, pero no la halle. 

 

    De pronto a lo lejos los pajaritos de la mañana empezaron su concierto, mire por la ventana y el sol sin timidez salía, la noche había quedado atrás. Gire mi mirada hacia su silla pero no lo encontré, lo busque, lo llame pero solo y en silencio me desperté. Ah! viejo querido cuanto te espere pero te aseguro que como anoche, esta noche soñare. 

 

                                                                 Ben

 

 

 

    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     .

 

 

 

   

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

 

 

 

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Grupos

Aprobación
5 Usuarios
Abierto
7 Usuarios

Están en línea

Hay 345 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver