Identificarse Registrar

Identificarse

En cierta forma, Doña opulencia que solo de esa palabra se valia no era más que un antonimo de si misma, mujer de ancha presencia y desproporcionada figura, de las que hacen la burla y ofenden a otros para ganar la atención y tratar de codearse con los más pintaos del momento. Era ella de ese tipo de personas que alimentaban su yoismo con yo hice esto, aquello o lo otro;  inflando su ego con ofrecer favores a los demas  y pidiendo otros que no podia  honrar; reza un dicho muy usado entre el argot de la sociedad, no tome más de lo que pueda cargar, o arropase hasta donde la cobija le llegue. La vida y el tiempo va enseñando  bajo circunstancias que han pasado en el pasado, a doña opulencia le pasaron la factura; cierto dia  tocaron a su puerta y un solo bang  fue lo que se escucho y le sesgó la vida de forma instantánea entre  ceja y ceja.
Se cuenta en los bajos mundos, que la vida de ella solo valió 7 pesos, un pucho de maryjuana y un pan canilla.  En tiempos de Dinastías antiguas era muy regular pedir favores a reyes y altas personalidades de la corte, como condes y otros que habían ascendido de la misma forma. Un sobrino de un conde solicito ayuda al rey pidiéndole un favor que debido a su escasa fortuna no podía cancelar del todo, cierta deuda contraída con el sastre de la corte, el rey accedió a prestarle cierta cantidad de oro la cual seria cancelada en su oportunidad. El sobrino del conde tomo el oro cancelando la deuda con el sastre de la corte pero el tiempo fue pasando y el sobrino del conde fue escalando entre los cortesanos  hasta conseguir meritos y buen cargo, propiedades inclusive gobernador de una villa, todo  ellos  a  la diestra del Rey, sin embargo el rey necesitó un día de sus habilidades cortesanas y diplomáticas y este le informo al rey que en su momento no podía honrarlo con su presencia. Acción que ofendió y enardeció al rey que mando a buscar al sobrino del conde con orden de arresto y a encerrarlo por el resto de su vida en las mazmorras de water black y ha sus propiedades subastarlas por 7 penique, no importaba quien las quiera, si era el pescader de la esquina, el granjero de la villa o cualquier otro. Esta acción tomada por el rey basto para dar al reino completo como enseñanza que los favores se deben honrar y las deudas deben ser saldadas...
En cierta forma Doña opulencia, nunca pudo aprender de tal lección. Solo 7 pesos un pucho de maryjuana y un pan canilla fue el valor de su fimo de vida.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Están en línea

Hay 160 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver