Identificarse Registrar

Identificarse

Despertó con un malestar tremendo que lo sumía en lo profundo del infierno, como ocurría todos los lunes, después de ingerir licor y drogas todo el fin de semana; la realidad era que bebía todos los días, pero el consumo se agravaba desde el viernes cuando se encontraba con sus compinches de tragos que no ingerían licor de lunes a jueves por compromisos de trabajo y como él era independiente podía tomar cuando le viniera la gana.

Lo acabó de despertar la voz preocupada de su señora madre que le alcanzó un vaso con jugo de naranja frío para calmar un poco la terrible sed de la resaca alcohólica. Cuando pudo abrir los ojos, que le escocían como si les hubiera echado limón, vio la silueta amorosa de la mamá que lo miraba con tristeza y los ojitos llenos de lágrimas. Cuando pudo balbucir palabras le preguntó que pasaba y la anciana le contó muchas cosas que hubiera deseado no saber.

Tembloroso a causa del malestar producido por el alcohol y las sustancias prohibidas salió a la calle tambaleante rumbo a la cárcel del pueblo donde habían encerrado a su hermano en la madrugada de ese mismo día. Y como era conocido de los guardianes le permitieron hablar con su hermano a través de la reja. El otro estaba en igual o peor estado y más tembloroso. Le dijo que pagara la multa y lo sacara de inmediato, así como había ocurrido es otras ocasiones. El detenido era un borracho pendenciero y con frecuencia era detenido por la policía y llevado a la cárcel mientras se le pasaban los efectos del trago. Sacudió las rejas y le gritó a su hermano que lo sacara cuanto antes, que estaba casi muerto de la sed, pero esta vez el guardia le hizo señas con la cabeza y la mano que no era posible.

- ¿Por qué no me saca de una vez gran pendejo? - le gritó a su hermano menor. Este lo miró de una manera extraña, como si no encontrara las palabras adecuadas, pero también temeroso de la reacción del prisionero y, al fin pudo decirle:

- Esta vez la causa es muy grave y va a estar preso vario años, mi hermano, anoche mató a nuestro otro hermano por una discusión sobre fútbol.

Edgar Tarazona Angel

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 204 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver