Identificarse Registrar

Identificarse

Este revólver, ha estado ahí en el armario, de la familia, hace mas de  400 años. Ha pasado de mano en mano, como una joya antigua, que Dionisio Padilla, el bisabuelo, entregó a Nicolás J. Molina con un acta especial, afirmando que este revólver, peleó en las campañas por la liberación del nuevo Mundo.

Es mas bien de un largo tubo, y de empuñadura labrada en plata, con una esfinge de Marte, en una cara, y en la otra un rostro de Esparataco.

Un arma de estas, no pasara desapercibida jamás, pues es única, e irrepetible, y produce esa extraña fascinación de las reliquias  antiguas, el metal es noble, y su mango, es premonitorio, como si produjera un ligero escozor en los dedos, cuando se deslizan justo hacia el mango de la mortal arma, que reluce, en la tenue luz de la sala.

En el fondo todos sabemos que nadie elabora este artefacto, para, que duerma el sueño de los justos.

No hace parte de su futuro precisamente estar guardado en ese singular armario, que cierra un ciclo fatal, o que retiene el fogonazo de multiples zagas, que recomienzan hacia otras historias, que se abren y se bifurcan..

En la nota del bisabuelo se lee que lo utilizo Ricaute en San Mateo, para hacer volar el parque de pólvora y municiones....Y  en el pasado, había sido el arma homicida, para asesinar a Policarpa  Salavarrieta, la Heroína de la Independencia.

Con solo mirarlo, parece que se mueve discretamente, y algo en nuestro interior, nos llama, y nos dice que no puede dejarse pasar la ocasión de tenerlo, entre las manos, y sobar la dureza del metal, abrir la manzana o cilindro, y hacerla girar, mirando en detalle el tambor, apreciando el percutor, el muelle de corredera, y el pasador del levante..., y pensando de tanto en tanto..que otras historias subyacen, en el subsuelo de las historias  que esta arma nos cuenta..

El armario esta abierto, pero el arma  libre sobre la mesa, sueña con el golpe seco, del percutor sobre la bala, que volara como una saeta, rasgando el denso aire de la estancia..

a contra luz  en la penumbra, se resbala, la lámpara se balancea y  finalmente  cae al piso, en la desesperación sus dedos tocan el arma, siente el frío del cuaternario, en el corazón... pero ya es tarde...un ángel caído, conduce los dedos hacia EL DISPARADOR..

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Grupos

Abierto
3 Usuarios
Abierto
7 Usuarios

Están en línea

Hay 254 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver