Identificarse Registrar

Identificarse

El mundo a mis ojos carecen de color, como si mi mente, en un acto cobardía, desdicha, o un simplemente capricho, actúa con gran desinterés sobre lo que me rodea. 

Al acontecer tal hecho intenté empatizar con la belleza de los detalles, las flores, las nubes, las sonrisas, aun así, solo era como si escuchase una música tan buena como si fuese un masaje para mis oídos y tan mala que no logro evocar emociones a base de eso.

 

Sentía como si mi corazón estuviera reprimido por la dictadura de un pasado poco agradable, el cual en un acto de debilidad fue insuperable, me sentí repugnado ante ese hecho.

 

Entonces, en el acto más valiente posible, decidí enfrentar mis miedos, los cuales eran tan cobardes que me causaban furor, tan cobardes que se escondían en el olvido de mi mente, tan astutos que me tentaban ante el efímero placer, en esa batalla, alguna que otra vez gané, y muchas otras perdí.

 

Derrotado caía ante un ciclo que evitaba el dolor con simple entretenimiento, sabores, sensaciones y falsas alegrías, mintiéndome a mi mismo procrastinando el dolor, viendo coml poco a poco enterraba mis arraigadas penurias en el pasado, evitándolas completamente.

 

Y cuando entré en razón, ya era demasiado tarde, me convertí en un ser que en el mayor acto de cobardía, eligió huir.

 

Estaba tan alejado de mi propio yo, me sentía vacío, como si hubiera caído en un abismo sin fin, estaba completamente disociado de mi ser, entonces empezó una etapa de autoreflexión, me sentía como un niño tratando de conocer lo desconocido, me di cuenta de que mi amabilidad con otras personas, limitaba a mí “Yo”, entonces me adentré en la hermosa soledad y entre conversaciones conmigo mismo, fuimos reforzando poco a poco nuestra relación, creamos nuestra filosofía, nuestra autoestima y nuestros valores.

 

Pero, no todo es color de rosa, mi corazón todavía se sentía reprimido incapaz de entender el amor y el odio, incapaz de llorar, incapaz de ponerme metas por la falta de motivación, entonces me pregunté: “¿A quién odié y amé tanto, que mi naturaleza no quiera hacerlo más?”, “¿Quién me decepciono tanto?”.

 

Pregunta a la cual ya encontré respuesta, más no solución a ello, frustrado ante el hecho tener el corazón reprimido, siguieron las preguntas: “¿Entonces no amó a mi gato?”, “¿Habré olvidado algo importante?”, “¿Al final he progresado?”.

 

Tal vez piensen que eso me destruyó, pero lamentablemente soy un tipo lógico, y no soy de capaz de sentir por algo que es inevitable, sentirme triste no es una opción, no quería sentirme como un cobarde de nuevo y así que seguí buscando solución. 

 

Mis tan fugaces sentimientos y motivaciones, mi curiosidad e interés por mi mismo, mi anhelo de amar, son los pilares de mi esperanza, puede sonar triste, pero aún no he encontrado una solución, aun así no hay porque temer, esta aventura aún no termina.

 

“No soy una persona buena ni mala, ni talentosa, tampoco soy comprometido, incluso soy perezoso y mucho menos un ejemplo a seguir, pero amable, me gusta sonreír y reír, tengo una insaciable curiosidad conmigo mismo, haciendo que intente conocer nuevas facetas de mí mismo, explorando nuevas cosas, me gusta observar y en mi completo desinterés fuera de mí mismo, siento que me interesa todo.”

Por favor comparta este artículo:
Pin It
Evgeny Zhukov Eres un ser humano y como tal, un universo inabarcable. Siempre serás lo que elijas ser. Siempre serás lo que luches por lograr. Eso es lo que nos hace a los humanos maravillosos.
 -  1

Grupos

Abierto
4 Usuarios
Abierto
3 Usuarios

Están en línea

Hay 238 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver