Identificarse Registrar

Identificarse

No puedo dormir, otra vez. Y he venido aquí para que me expliques un cuento. Debe sonarte extraño que esté aquí pidiendo escuchar tu voz. Lo siento. Siento no habértelo pedido antes, pero no fui capaz de reaccionar ni derramar una sola lágrima como los demás. Quizá ese día fue la vez que fui más valiente y estuve más ausente que cualquier otra persona.

Mirando tu nombre escrito me hace recordar en el momento en que fui capaz de darme cuenta que te habías ido. Y ese día si que derramé lágrimas, y mucho más que eso.

Últimamente derrocho mi sueño pensando en como afrontar todo lo que pasa alrededor de todo lo que me importa.

En realidad creo que he venido por puro instinto sin pensar que es en la oscuridad donde pasan cosas malas y me pregunto si es por eso que me cierro a oscuras para pensar todas las noches.

No puedo creer que existan preguntas que no tienen respuesta. Es como algo injusto. Supongo que tu contestación sería: - No existen respuestas porque sino la vida no sería interesante o, simplemente, si no hay respuesta no preguntes-.

Tu edad: 59 años.

Tu vida te limitó hasta destruirte poco a poco causándote un dolor inaguantable. Recuerdo perfectamente tu sufrimiento y como te estremecías en la cama para superar algo insuperable.

No te preguntes que impulso tan estúpido me ha llevado hasta aquí para intentar escuchar tu voz. Sólo quería buscar un remedio a mi insomnio repetido noche tras noche. Sé que no tienes la solución, o quizá sí, aunque no me la dirás.

Está bien, me voy. Me quedo sin cuento.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Están en línea

Hay 133 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver