Identificarse Registrar

Identificarse

No sé en qué momento comenzaron a torcerse las cosas, no sé si fue ahora, o si fue cuando tenía 16 años y ella se marchó. Tal vez con 17, cuando ella me grito todo lo que yo no quería saber, o quizás fue a los 19, cuando empecé a caminar junto al infierno solo, frío y vagabundo. Empecé a salir en las madrugadas con mi compañero de calle que en ratas astutas nos convertimos, sí, soy un de séptico de las cosas, quizás sea la razón por la que estoy acá, en no creer en mí mismo.

Aún recuerdo el sonido de las gotas, cayendo de un viejo grito roto en un antiguo hostal, sentado en un rincón de la habitación sin energías para levantarme, ya que la droga había hecho tan gran efecto en mis arterias.

Ahora dejo que el tiempo austero pase lentamente mientras los fantasmas de mi mente urjan en los falsos recuerdos.

Puede que todo lo que siento, este contaminado por el pasado, estoy condenado a esta triste espera, recordando todo lo que no me gustaría poder olvidar, encadenado ando de los besos de sus labios sobre mi piel, del silencio que aún día de hoy guardo dentro de mi ser, ojalá no pudiera olvidar su voz, esa voz que aún puede ser parte de mis pesadillas.

Recuerdos que anhelo volver a vivir en algún momento inesperado en mi miserable vida, me inunda una extraña emoción donde cada vez que te hecho en mente, algo dentro de mí, eriza mi sucia y putrefacta piel. Ya no quiero estar solo, no desde que te conocí, el poco tiempo que pase a su lado lo guarde como uno de los tesoros más apreciados, en la soledad aguanto las ganas de sentir su piel acobijando la mía, el frío de la calle es indescriptible….

Mi mente se envenena del polvo mal oliente que inhale hace pocos minutos, mientras una voz allí se plasma,

 ‘’ háblame de tu oscura habitación, de tus noches sin dormir, de los recuerdos sobre ella que te está matando’’, efecto que te lleva a mil recuerdos con un llanto en mano.

Como pudiera matar el tiempo sin herir la eternidad, por ella me volví así, un callejero más en la lista, cigarro en mano y el suspiro de las cosas de los pequeños sobres.

Nosotros que hicimos tanto el amor, ahora lo hemos deshecho, nuestros cuerpos eran tan pequeños y re velantes, que estaban formados por los mismos elementos esenciales que podrían causar nacimiento y muertes de las estrellas, si eran perfectos. Pero que fue lo que nos pasó mi bella, lo teníamos todo, mil recuerdos solo me quedan de esa pequeña historia. Ya se acerca Navidad y Año nuevo, que desgracia, no poder contar con su presencia para estas fechas, me inunda todo, esos ojos negros que mil motivos me hacían salir adelante.

 Ahora tú con él y yo acá en esta triste espera inenarrable, donde tal vez siempre estaré contaminado, sucio y tan, tan roto.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Están en línea

Hay 284 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver