Identificarse Registrar

Identificarse

Solo el murmullo del mar. Es todo lo que escucho en este soleado día, que me invita a  despertar la pluma que yace olvidada en el fondo de mi bolso, desde hace largo tiempo. Cansada de arrugar borradores que quisieron ser y no pudieron, se levanta titubeante, en busca de la palabra apropiada para que yo la escuche. Se interna en lo profundo de mi ser y se sumerge; urgente de una esencia inspiradora que por fin logra. Mi boca se llena de vocablos que en impecable orden, se acomodan como pueden para decir algo coherente.

Aquí me encuentro; frente a esta inmensidad de aguas transparentes, viendo avanzar despacio a las olas silenciosas, casi como el náufrago, que cansado de nadar llega adormecido a la orilla y desfallece.

Sentada aquí en lo alto, siento que puedo tocar el cielo o inclinarme para besar el mar; puedo ver a las olas bordar con su blanca espuma, las infinitas vueltas de una suerte de enagua  de novia que se forma en la orilla.

Un verde follaje rodea el camino que lleva al mar. A lo lejos, emerge un cinturón de doradas arenas, que oficia de marco para este milagro que nos regala la vida.

Mis ojos se pierden en el horizonte, donde las aguas se confunden con el cielo, como pincelada inconclusa de este cuadro viviente que me subyuga y me conmueve cada día.

Vivian Casasco
www.delavivi.blogspot.com

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 979 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver