Identificarse Registrar

Identificarse

Debo beber mi cuerpo

De a sorbos de a sorbitos...

de a sorbos no muy prolongados solo sorbos...

y dejarme de esa fábula de comer carne y sangre cada noche...cada mañana.

Debo beber como se bebe de los bebederos de las plazas, de lezama...ni muy tímido ni convencido, solo sediento de beber y que desaparezca en mi esa sensación de desierto urbano...de alquitrán humeante...de arena de verano.

 

Debo beber como pajarito bebe de la hoja, como mi abuelita, pobre, bebe del vaso...En el caso que sea mi abuela quien bebe su cuerpo que sea de a sorbititos mas hermosos, digamos mas delicados mas abuela...Es mi obligación como bebedor de mi cuerpo sentir como se desliza la gota que cae hasta la mesa...y rodeó en algún momento el vaso de mi cuerpo...bebo mas que despacio...concentrado en el hecho que desde hace dos días me quita, por ejemplo la respiración y los ojos de mi cuerpo bebido.

Debo beberlo, solo beberlo en el caso que mi cantimplora se agote y me encuentre en el sur y ese líquido fluorescente infunda respeto...digamos respeto, aunque sea palabra de jueces...o que por casualidad su sinónimo justicia haga alardes de poeta...en fin...no mas de dos a tres litros por día, como en la publicidad...pero con mi cuerpo que también tiene minerales...(no saben cuantos)...y montañas...(no saben como)...

a la mañana en ayunas, en el almuerzo después de sobremesa, y en la cena...mejor después de la cena...

Y al otro día desde hace dos días, se repite la beba y los sorbitos.
Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 361 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver