Identificarse Registrar

Identificarse

Protegido por la cruz
y en nombre de dios
va santiguando de besos su cuerpo,
prende el cirio y reza a su espalda.
La oración es profunda, constante, acrisolada.
Bautizada por gemidos agnósticos confesados.

Y al fin,
la última embestida
la oblea líquida,
la que absuelve a un niño
de todos sus pecados.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 242 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver