Identificarse Registrar

Identificarse

...Recuerda,
sin ganas,
y a Kapriel se le empaña la vista.
Se rompe,
su calma,
cuando siente abajo las mordidas.

Se lanza,
la barca,
a la mar nuevamente buscando,
aletas
y agallas,
que luego secaran en los ganchos.

Temprano,
al alba,
ya las olas ocultan su estela.
Los hombres,
descalzos,
los empuja muy bien la propela.

Atrás,
Kapriel,
que los mira perderse a lo lejos.
Sentado,
sin piernas,
el escualo quebró hasta sus femurs.

El pueblo,
espera,
que la barca retorne completa.
Sin sangre,
sin gritos,
para así terminar la faena.

El sol,
que quema,
y los ranchos de quincho y madera.
La sal,
que llega,
con la espuma y se mezcla en la arena...

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 260 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver