Identificarse Registrar

Identificarse



Un poco más lejos
vuelan hojas de viejos libros
a nombre de lo nunca cierto:
un te amo prohibido.

Hablan desde sus ojos
dos gatos después de llover,
por qué alumbran en la oscuridad
y no se dejan ver.

*
Llega un atardecer maravilloso
contemplando en desolación,
una sonrisa que duró poco
reflejada en un posible amor,
en nadie nunca.

Todos ríen y a nadie extraño,
entonces sonrío por nunca tener
la caricia más dulce para mis labios,
un beso largo después de llover
nunca dado.

*

Miro hacia la calle
Marzo se va veloz
y con él algún instante
donde todo se dio.

Entre soles esquivos
el fantasma de una lluvia
que se quería morir conmigo
esperándome llorar.

*
Llega un atardecer maravilloso
contemplando en desolación,
una sonrisa que duró poco
reflejada en un posible amor,
en nadie nunca.

Todos ríen y a nadie extraño,
entonces sonrío por nunca tener
la caricia más dulce para mis labios,
un beso largo después de llover
nunca dado,

por una ilusión que qué más da,
le fue más fácil otro querer
declarándose su otra mitad
frente a mí, que nunca pude ser
el ruido de sus noches,
el silencio en sus pupilas
que omitieron mirarme
y luego se irían, hasta nunca
y hasta hoy.

*

Entonces de nada me sirve el olvido
si nada escribí en su historia,
que se vaya mientras sonrío
porque si nada tuve, entonces
nada perdí.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 289 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver