Del lenguaje latino-americano

A propósito de mi anécdota con el gringo, me vienen a la mente infinidad de palabras que utilizamos en nuestros países en forma diferente. Siempre se ha dicho que los latinoamericanos somos afortunados pues nos une el idioma, pero en realidad esto es verdad solo en parte. Recuerdo que a mi llegada a Canadá conocí algunos inmigrantes de Costa Rica y con ellos, di mis primeras asomadas a un mundo del que no sabía nada. Para ellos la hormiga es “sompopa”, el pasto es “sacate”, una soga es un “mecate” y un pavo es un “chompipe”. Esto fue solo el comienzo de una larga experiencia involuntaria que comencé y que a través de los anos se...

Leer más: Del lenguaje latino-americano

En los ojos del gato sin nombre

Leí... que este sitio va hacia allá, y como soy parte de el, yo les pregunto: hacia donde vamos?  es el allá "bueno"?                                es el allá, el "mas...

Leer más: En los ojos del gato sin nombre

David, el asesino

Yo soy David. Soy un asesino; esa es mi profesión y no sé hacer nada más. Cursé dos años de medicina; abandoné la carrera porque la sangre me causa malestar; si, parece una contradicción pero detesto el olor de las heridas, no soporto ver personas sangrando, odio las hemorragias, etc. ¿Entonces? Cuando me retiré de la universidad llevaba un bagaje de de conocimientos anatómicos. Sabía con exactitud la...

Leer más: David, el asesino

Primera Carta

Fecha: Jueves 8 de Abril de 1999Lugar: “Mi oficina” es decir, La pastoralHora: 10:05 am Querida rolita: Que hermosa resulta la vida cuando, inesperadamente, aparecen en nuestro camino personas tan maravillosas como tú. Y digo “maravillosas” porque, aunque la mayoría de la gente utiliza esta palabra comúnmente, para mi decir “maravillosa” es agradecerte por descubrir en ti tantas cosas bellas que en ocasiones resultan...

Leer más: Primera Carta

La suerte del payaso

"A veces necesito de mucho valor salir a escena, con mi cara pintada de colores, una peluca al viento y un pimpón rojo ceñido a mi nariz, para satisfacer el gusto a toda una audiencia, que juzga y aplaude mi actuación en el GRAN escenario amorfo, del circo de la vida" Disfrazado de payaso me gano la vida. Salir a escena para hacer reír a la concurrencia, es mi trabajo. Los divierto con mi actuación y mis chascarrillos. Pero me pregunto...

Leer más: La suerte del payaso

Desdeño

Ya no quiero verte ni que me veas más, no quiero que me entregues más lo que no tienes ni tendrás, no quiero que te acerques más de lo lejos que debes estar, no quiero nada más de lo que no tengo, no quiero nada más de lo que ya tengo, cada venida me cansa, vivo cansado, me arto, tanto, que a eco nocturno tiene sabor, tanto, que hasta la luna más próxima me intento escapar inocente, a inventados cráteres explorar, mientras...

Leer más: Desdeño

Una cuestión funeraria

La misma estupidez humana que hace posible revestir de oro el lugar destinado a las necesidades fisiológicas, esta presente en la ornamentación de la muerte. Para esto se cuenta con una variedad infinita de ceremonias fúnebres, apropiada a las categorías sociales de los finados. Aunque, por lo que se ve, más parecen adecuadas a los deudos y su necesidad de distinguirse a la hora de rendir honores al muerto, el que jamás, por otra parte...

Leer más: Una cuestión funeraria

Una cuestión escatológica

La estupidez humana es omnipresente, hace de las suyas hasta en los reductos destinados a las necesidades fisiológicas, allí donde los ostentosos de poder y de fortuna, creen defecar con aires de distinción. Desde los tiempos cuando los reyes dispusieron, antes que nadie, del water closet, hasta los actuales nuevos ricos, el oro brilla en los sanitarios lujosos. El afán, en estos casos, es por lucir un inodoro suntuoso como si fuese un trono y ubicarse...

Leer más: Una cuestión escatológica

Por la orilla del mar...

…Camino todas las mañanas, descalzo, tomándome todo el tiempo para que la brisa salobre y fresca penetre por mis fosas nasales y purifique los pensamientos. Chapoteo como un niño y doy patadas a las pequeñas olas que vienen a morir en la playa. ¡Qué hermoso es mi Mar Caribe! Pienso, y camino. Miles de imágenes llegan a mi mente; la bella y fría capital quedó lejos pero me traje los recuerdos, ¿qué puedo...

Leer más: Por la orilla del mar...