Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

Sólo recuerdo, que esto pasó en aquel día de invierno, cuando yo, buscaba un regalo ideal para un amigo mío, era tiempo de Navidad y otras cosas, por lo que había mucha gente en tiendas, calles y donde quiera. Pasé mucho tiempo buscando el regalo ideal, pero ya que lo había encontrado y comprado, tenía que regresar, y ustedes saben lo que es eso: Empujones, canciones navideñas por todos lados, gritos de vendedores, lloriqueos de niños pequeños y una mezcla de olores a sudor, perfumes, y otras cosas que serían capaces de desquiciar a cualquiera que estuviera en una situación similar.


Por fin, llegué al edificio en donde vivía, y al tomar el elevador para llegar a mi departamento, siempre era lo de rutina, entrar, presionar el botón, ver entrar más gente, esperar a que cierre la puerta y esperar a llegar al cuarto piso, pero ese día, fue algo diferente, no había mucha gente mas que los que trabajan ahí y unos ancianos jugando ajedrez en el lobby, por lo que el elevador estaría solo para mi; de pronto, justo al momento de entrar, noté que luego entró también una mujer, y al voltear a ver a esa mujer, noté que era una mujer asombrosamente hermosa, tanto, que yo me quedé prácticamente sin aliento, que podría decirse que se asemejaba a una rosa, tan perfecta, natural, sin ninguna alteración causada por la humanidad u otra fuerza externa, la belleza y esplendor de la naturaleza expresada en una mujer, labios pequeños, piel clara, algo morena, tal vez por el sol; pelo negro, tornándose a castaño, algo largo, lacio, que llega casi hasta los hombros, nariz pequeña, ojos negros, tan cristalinos y brillosos como un reflejo de los mas bellos rayos de sol en la pura claridad del agua del mar, una estatura perfecta y un cuerpo que ni la propia Afrodita podría igualar.

Por lógica, pensé que ella no se fijaría en mi, por lo que preferí ocultar mi interés hacia ella, así, que solo me quedé esperando que cerrara el elevador, cuando sucedió el milagro de escuchar el hermoso canto de ese ángel, que venía hacia mi con una simple pregunta: - Disculpe, también va usted al cuarto piso?- ...por dios, no puede ser posible, pensé, su voz era tan dulce, delicada y tenue, que podría quitarle lo ebrio a un borracho empedernido con solo decir una palabra, aparte de eso, ese ángel esperaba una respuesta mía, tan simple que no la podía decir, ya que todavía no recuperaba el aliento, por fin, me decidí y le contesté con un gran temblor que estremecía todo mi cuerpo con lo que debía decir, ... si, así es- entonces pensé que este iba a ser el ascenso de 4 pisos en un elevador más largos en toda mi vida.


Oh, dios, creo que he sido bendecido por los cielos al ver tan hermosa mujer, aunque nada andaba mal por el momento, así que preferí irme a un rincón del elevador y quedar ahí hasta que llegara el elevador al cuarto piso, donde saldríamos y tomaríamos rutas diferentes. Ella era tan bella, que no me atrevía a mirarla ni por un instante, aunque me seguía llamando la atención el porqué no la vi antes de que yo entrara al elevador, pero, bueno, no le tomé importancia alguna a eso, puesto que ella existía y estaba en el elevador, conmigo, y yo no estaba soñando, o si?


No, no puede ser que esté soñando, porque tengo el regalo en mis manos, recuerdo todo lo que hice hasta lo que es el regalo que tengo en la mano, recuerdo el frío que hacía y hace en el invierno porque yo acostumbro dormir cubierto con sabanas y nunca me da frío cuando duermo, incluso lo que estoy pasando es real, pues estoy sudando y no puedo respirar por culpa de esa hermosa mujer, quien me dejó sin aliento, sé que no estoy soñando y actualmente sé que no estaba soñando en ese momento, entonces, o estoy en lo cierto o todavía no entiendo lo que pasó...


La espera era larga y callada, yo solo podía mirar algunas cosas ahí adentro, que venían siendo el alfombrado piso verde azul de este elevador, el panel de botones del elevador, que tenía doce botones, nueve, que determinaban los 7 pisos, la planta baja y el estacionamiento del edificio, y los otros 4, que eran el de la alarma, el que abría la puerta, el que paraba el ascensor y el que apagaba y prendía las luces del elevador, y el indicador digital que decía en que piso está el ascensor, por alguna razón, no había ningún movimiento en el ascensor, o eso era lo que yo sentía, estaba tan confundido que no reconocía si el elevador se movía, subía, bajaba, estaba quieto, no tenía idea de como estaba moviéndose el elevador, el indicador no cambiaba de PB, me empecé a desesperar y no pensaba mas que en el indicador y el elevador y si ella me estaba viendo o qué estaba haciendo para distraerse, entonces, nada más podía hacer sino voltear a verla, pero no me atreví y seguí viendo el indicador, el cual no cambiaba de PB, no entendía lo que estaba pasando, voltee a ver mi reloj y noté que cada segundo pasaba muy lento, no era normal como se veía esa trágica escena, casi sin movimiento, o yo me movía muy rápido o había perdido el sentido del tiempo y la razón, voltee al indicador y este no cambiaba, yo estaba harto de esta escena, así que me decidí a voltear al otro lado del elevador.

Grupos

Están en línea

Hay 354 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver