Identificarse Registrar

Identificarse

Hace unos cinco, seis días, mientras las gentes iban a su aire, con un otoño sin definición, con ropas ligeras y ombligos de verano, con ese mismo cielo de siempre, tan alto y tan azul y tan lleno de nubes perpendiculares, este otoño llegaba de puntillas tornando -calladamente- las hojas en oro y púrpura y dejándolas caer sobre las aceras, cubriendo -silenciosamente- las colillas y las cagadas de perro.

Subrepticiamente, ese cielo manso de siempre se fue tornando de azul a gris, a negro, y llovió, como solo había visto Lorca llover en La Habana...

Entonces, ese otoño artero, tomó a Madrid con el culo al aire, en camisetas y en bragas, sin paraguas -que nunca llueve- y los chubasqueros en la tintorería.

Ahora, preocupados, todos miran al cielo y cuentan los días -es el cuarto día -es el quinto día... Asumo que a medio mes, comenzarán a construir el arca y a recoger los pájaros por parejas, (que aquí se casan).

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 319 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver